viernes, 24 de noviembre de 2017

Con este cambio se facilita la adquisición de predios sin abusar del dueño.

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

Los cálculos de entidades como Fedesarrollo estiman que si los cronogramas de inversión de los proyectos de infraestructura se hubieran cumplido en el país, en este momento el crecimiento del PIB no estaría en 1,7% sino en cerca de 2,2% y en 2018 la proyección no sería de 2,4%, sino de 2,6%. Es por estas cifras, del impulso de obras civiles, que los constructores ven con buenos ojos la ley de infraestructura que aprobó la Cámara de Representantes el martes, ya que quita el freno a varios proyectos que son los que darán este impulso que está esperando la economía.

Según Mario Huertas, presidente de MHC, “la nueva ley brinda algunas soluciones que se necesitaban tanto para proyectos en ejecución como para las licitaciones futuras. Así por ejemplo las medidas incluidas en materia predial permitirán una disponibilidad más pronta de los predios, las normas sobre terceros de buena fe en los contratos darán confianza al inversionista y la regulación sobre pliegos tipo brindará transparencia para que efectivamente se elija la mejor oferta sin lugar a intereses particulares”.

Y este último punto precisamente es el que se espera tenga mayor dinamismo, en obras que van más allá de las 32 obras 4G, que son las mayores impulsadoras con una inversión superior a $40 billones. Según explicó José Joaquín Montalvo, presidente de Proyectos de Infraestructura S.A, “esta nueva ley también da aire a las compañías medianas y pequeñas para invertir en los proyectos que se necesitan en las regiones y municipios. Si los pliegos tipo quedan establecidos y reglamentados se va a permitir que más gente acceda a los procesos y esto es definitivo. Si se logra que este mecanismo llegue a las entidades territoriales garantizo que este cambio será realmente la revolución”.

Siendo así, los constructores creen que 2018 será un año con mucho más dinamismo, primero porque se superarán los problemas que hay actualmente de financiación y así se terminará la ejecución de las 4G que falta y segundo porque más empresas podrán intervenir en proyectos que normalmente en las regiones no se terminan y quedan como elefantes blancos.

“Ya vimos que arrancó la ola de los desembolsos y con eso el año entrante será uno muy distinto a este en el sentido de dinamismo. Esperamos con esto 300.000 toneladas más de cemento en el mercado, donde solo 200.000 serán de las 4G. Eso es un crecimiento de 2% del mercado y el otro año será un buen momento. Sin embargo, el pico de consumo de cemento lo veremos en 2020, ahí es donde más se impactará el PIB creemos”, señaló Tomás Restrepo, vicepresidente regional Colombia de Cementos Argos.

Según las últimas estimaciones del Banco Mundial seguir eliminando este tipo de trabas al sector privado entrega entre 1 y 2 décimas al crecimiento.

Con estas estimaciones, “más el impulso en la inversión de las obras y el impacto positivo en la productividad con menores costos de transporte que se calculan en cerca de 0,3% por el aporte de 4G, estaríamos cerca de llegar al PIB Potencial que se estima en 4%”, agregó Armando Montenegro, presidente de BTG Pactual.

Ahora, aún quedan varios retos. Según Huertas aún hay trabas que, adicionales “a los cortos tiempos de preconstrucción y todas las actividades asociadas a esta etapa que sin duda han venido impactado los tiempos de construcción; como los imprevistos y contingencias como hallazgos arqueológicos, invasiones a predios públicos por parte de particulares, desconocimiento de la ley y tiempos de terceros como los operadores de las redes que impactan los plazos”.

Luigi Pugliesse
Presidente de Ecovías SAS
La nueva ley recupera la parte predial. Con este cambio se facilita la adquisición de predios sin abusar del dueño. Esto da un primer impulso. Pero lo fundamental de la ley de la infraestructura es el impulso que se le da a la financiación, ya que se entrega garantía a los bancos, porque el dinero del concesionario primero se usará para pagar las deudas. Aún nos falta impulsar las mejoras en el multimodalismo, donde podamos mover la carga especialmente por el Río.

Ricardo Naya
Presidente de Cemex Colombia
Este año el balance es positivo, si bien tenemos momentos difíciles, el panorama del año siguiente mejora porque se están resolviendo problemas de fondo que hasta el momento se estaban volviendo estructurales. Entonces los cambios nos siembran a nosotros optimismo. Confiamos en que el siguiente año se seguirá avanzando, mejor que este donde tuvimos que sortear muchas tormentas. Vemos con interés el programa de obras por impuestos.

Mario Huertas
Presidente MHC
Los avances normativos son importantes pues permiten tener un marco regulatorio que se ajuste a las realidades que se están presentando en los proyectos, sin embargo, es fundamental que todas las entidades públicas y privadas involucradas, incluyendo jueces, entidades administrativas, contratistas e interventores, den una efectiva aplicación de las normas, pues de nada sirve un marco regulatorio fuerte si en la ejecución de los proyectos el mismo no se respeta.

Alejandro Costa
Presidente Impala
La ley deja un mensaje positivo para asegurar y garantizar que se pueda invertir de manera correcta, con transparencia y las mismas reglas para todos. Vemos con optimismo el año que viene pues se empezaría el proyecto de recuperación de Río Magdalena, el cual es una apuesta de país que dinamizará la economía y traerá beneficios para las regiones. El gobierno ha cumplido los proyectos de desarrollo, por lo que la inversión extranjera ve con buenos ojos lo que se está haciendo en el país.

Tomás Restrepo
Vicepresidente de Cementos Argos
Se busca levantar los cuellos de botella a nivel de las instituciones para aclarar los pasos que tienen que dar para que arranquen los proyectos. No es solo la ley de infraestructura, sino varios pasos que han dado el gobierno y los privados para finalizar los detalles que no dejan arrancar las obras. Tenemos 18 proyectos de gran infraestructura y estamos pendientes de que las obras arranquen. Es impresionante cómo se dinamizan las obras cuando llega el desembolso.