.
INFRAESTRUCTURA “Antioquia tiene 25 años de atraso en obras”
jueves, 8 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rafael González

La Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI) cumple un siglo de vida. A través de estos años, la entidad se convirtió en un referente obligado a la hora de consultar, proyectar y ejecutar muchas de las grandes obras del país.

Desde hace 12 años la SAI es presidida por el ingeniero Álvaro Villegas Moreno, exalcalde de Medellín, exgobernador de Antioquia y quien ha pasado por una larga lista de cargos públicos y privados.

Para Villegas, Antioquia tiene un atraso muy importante en infraestructura y desde esa organización ve con preocupación el retraso de megaproyectos que necesitan Antioquia y Colombia como el Túnel de Oriente y las Autopistas de la Montaña, entre otros.

En la celebración de su centenario, la SAI hará la Asamblea de Unión Panamericana de Asociaciones de Ingeniería (entre el 19 y el 21 de agosto), que congregará a 27 países de América. Además, realizará el XXXII Congreso Internacional de Ingeniería y Arquitectura (entre el 21 y 24 de agosto).

Ingeniero Villegas, ¿cuál es el compromiso de la SAI para con Antioquia y Colombia tras 100 años de existencia?
Coincide este compromiso con el que hicieron los fundadores de la SAI en 1913 con las primeras promociones que salieron de la Escuela de Minas de la Universidad Nacional en Medellín. Por esos días se vivían condiciones muy delicadas en el país. Se había terminado la Guerra de los Mil Días, se había perdido a Panamá y había mucha pobreza. Se había perdido la confianza. En ese contexto, 41 ingenieros, tras recoger un movimiento de los estudiantes de la Escuela de Minas, se reunieron para fundar la SAI. El propósito de nosotros hoy es aportarles a Antioquia y a Colombia soluciones para salir adelante. Es una oportunidad para hacer una reingeniería y mirar cuál es el reto para este Siglo XXI con una infraestructura muy atrasada, con la importancia de los TLC y con la manera en que se están preparando los ingenieros y los arquitectos.

¿Cómo servirán la Asamblea de la Upadi y el Congreso Internacional para analizar esos aspectos de cara a los cambios que se vienen?
Vamos a dialogar con ingenieros de 27 países de América que vienen. Además, haremos un congreso acompañado de una serie de documentos, estudios y conferencias. Este será un análisis que se le entregará a la ingeniería nacional. Hemos llamado a ingenieros, intelectuales y pensadores muy destacados.

Va ser un certamen de análisis de lo que nos ha pasado y de proyección para una nueva ingeniería, porque la profesión hoy tiene cambiadas todas las herramientas con las cuales trabajaba. La revolución de la informática cambió la manera de estudiar y de aplicarla. Todo eso es parte del análisis que haremos.

¿Hay una reducción en la preferencia de los profesionales por las ingenierías?
Hay profesiones que tienen ciclos. Eso lo hemos analizado en la SAI. Hay muchos factores para analizar. Creo que no está sucediendo algo muy extraordinario. En algunas carreras hay pocas aspiraciones, pero este es un fenómeno momentáneo.

Los escándalos de algunos contratistas hacen que una corriente de opinión piense que el sentido social de los ingenieros y los arquitectos se está perdiendo, ¿usted qué opina?
Creo que no solo es en la ingeniería. Es en general. Los medios destacan y nos dan una sensación de una falla en ciertas áreas. Algunos abusos de contratistas dan la sensación de que sea un fenómeno general, pero para mí no lo es. En la SAI mantenemos un contacto con los estudiantes para tener vivos esos valores que se deben cuidar. Es una obligación de los que están las universidades y en los gremios seguir detrás de objetivos tan importantes como son la transparencia y la ética en que se desarrollan los contratos.

¿Cuáles son los retos que se plantea la SAI?
Conseguir los puertos cercanos que Antioquia necesita. Con los TLC firmados tenemos que ser competitivos para recibir las materias primas y para exportar. Estamos pendientes para recuperar la red de ferrocarriles de Antioquia. Tenemos permanente intervención frente a las entidades nacionales que toman las decisiones. Queremos que se recupere la navegabilidad del río Magdalena, porque los costos del transporte por río son muchísimo menores que a través de las carreteras.

¿En esa necesidad de transporte fluvial en dónde queda la nevagabilidad por el río Atrato?
Es un objetivo de Antioquia y, en eso estamos trabajando, la utilización del Atrato. Es absurdo que, teniendo un centro de producción y desarrollo tan importante, como el Suroeste de antioqueño, no se utilice este río para salir al mar.

La SAI ha sido una entidad crítica en el desarrollo de grandes obras, ¿cómo ve el avance de los megaproyectos en la actualidad?
Nos incomoda mucho el aplazamiento de las obras y el costo que estamos pagando por no tenerlas. La gente hace la cuenta de los extracostos del inicio de proyectos como el Túnel de Oriente (para comunicar Medellín con el Oriente de Antioquia), que se ha demorado ya dos años. Muchos olvidan lo que cuesta no tenerlo. Nos cuesta mucho la demora de las Autopistas de la Montaña. Después de tres años de estudiarlo, los dirigentes de Antioquia con el Gobierno, de hacerlas con ISA. El cambio se llevará dos o tres años en un momento en que el mundo vuela por hacer las cosas rápido. En esa lucha por la competitividad. Con el atraso de la infraestructura de Antioquia, que tiene unos 25 años, trabajamos para que las obras se hagan a la mayor brevedad, de manera eficiente y con los precios adecuados”.

“Autopistas de la Prosperidad son un caso aparte”
Un caso aparte. Así califica Federico Restrepo Posada la situación de las Autopistas de la Prosperidad, la obra que conectará a Antioquia con las principales troncales del país y que le permitirán a la región una mejor conexión con los mercados internacionales. Para el gerente de esta megaobra, estimada en $13 billones, “lo que pueda pasar con los proyectos de concesiones de cuarta generación no es extrapolable a las Autopistas de la Prosperidad”. El mejor ejemplo es el trámite de las licencias ambientales. Para este proyecto, que inicialmente fue estructurado por Interconexión Eléctrica S.A. (ISA), se vinculó desde un principio a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, para que pusiera sobre la mesa sus inquietudes, antes de comenzar el trámite de la licencia.

La opinión

Federico Restrepo
Gerente autopistas de la prosperidad

“Lo que pueda pasar con los proyectos de concesiones de cuarta generación no es extrapolable a las Autopistas de la Prosperidad”.