La Canciller dijo que debe ser también tenidos en cuenta los nexos entre el Gobierno de Maduro con organizaciones terroristas.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

En la 30ª  Reunión de Consultas de Ministros de Relaciones Exteriores para servir como Órgano de Consulta en aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar), que se lleva a cabo en el Hotel Hilton Corferias, en Bogotá, la canciller Claudia Blum habló sobre el endurecimiento de las medidas en contra del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Tratándose de uno de los primeros eventos de Blum, mencionó que los trabajos coordinados "se regirán por lo dispuesto en el reglamento de la presente reunión contenido en el documento". Señaló, además, que cuanto se posicionó como Canciller, le expresó al presidente Iván Duque "mi compromiso de indeclinable de defender los valores y principios de la democracia a nivel hemisférico. Por ello, es para mí un privilegio que una de mis primeras tareas sea presidir esta sesión en representación de mi país".

Recalcó el compromiso del Gobierno Nacional y señaló que "desde que Colombia asumió la presidencia  se ha propuesto actuar con la mayor responsabilidad como respuesta a la confianza que ha sido puesta en cada uno de nosotros".

Sobre la situación venezolana y las acciones que están tomando para hacer frente a la crisis que vive el país vecino y la "amenaza" que representa el régimen de Maduro, como mencionó, dijo:  "El conjunto de actividades criminales asociado a la crisis humanitaria generada por el deterioro de la situación política, económica y social de la República Bolivariana de Venezuela representa una amenaza para el mantenimiento de la paz y la seguridad del continente en los términos del artículo sexto del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca"

De acuerdo con la Canciller, debe ser también tenidos en cuenta los nexos entre el Gobierno de Maduro con organizaciones terroristas y la violación a los derechos humanos.

"Nuestro objetivo no es otro que el de proteger nuestra democracia, hacer valer los principios y valores latinoamericanos que con tanto esfuerzo hemos construido y sobretodo evitar que el continente sea amenazado y su seguridad sea puesta en riesgo", explicó.

El pasado 23 de septiembre aprobaron una resolución con una amplia mayoría, "la cual nos permite avanzar con acciones definitivas amparadas en el derecho internacional". Resolución en la que mencionó se destacan tres mandatos: "1. Identificar o designar personas o entidades asociadas al régimen de Nicolás Maduro involucradas en actividades ilícitas de lavado de activos, tráfico de drogas, terrorismo y financiación o vinculadas a redes de delincuencia organizada transaccional y que hayan participado en hechos de corrupción o violaciones a los derechos humanos". El segundo consiste en encargar a las entidades financieras para elaborar un listado de personas vinculadas al régimen de Maduro. Sobre el tercero, señaló que se debe crear una red de carácter operacional integrada por entidades financieras y de seguridad pública, entre otras para "intensificar la cooperación jurídica, policial y judicial para investigar hechos criminales vinculadas con el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro", dijo.

Cerró la intervención invitando a los participantes a que el seguimiento a la resolución aprobada el pasado 23 de septiembre "profundicemos a través de la toma de decisiones efectivas en cumplimiento del mandato que hemos recibido a partir de los artículos 8 y 20 del tratado".

El presidente Duque señaló que la activación del Tiar trae consigo sanciones y medidas contundentes frente a la dictadura y, además, se constituye en “una demostración de que nos mantenemos más sólidos que nunca en la defensa de los principios compartidos, de los principios consagrados en la Carta Democrática Interamericana”.

Agregó que este Tratado “también le hace un llamado muy claro a la dictadura sobre que cualquier agresión a un país será entendida como una agresión a todos los demás”.

La reunión contó con la participación del secretario general de la OEA, Luis Almagro.