Dos aviones que volaron desde Teherán aterrizaron en el aeropuerto de Las Piedras en la península de Paraguaná

Reuters

El Gobierno de Venezuela recibió por vía aérea desde Irán un catalizador con el que buscará reiniciar una unidad necesaria para producir gasolina en la refinería Cardón, dijo el jueves un viceministro en Twitter.

En medio de una aguda escasez de combustible que agobia a todo el país, Erling Rojas, viceministro de refinación y petroquímica, anunció la llegada del equipo a un aeropuerto cercano a la instalación con capacidad para procesar 310.000 barriles por día (bpd).

Dos aviones que partieron de Teherán aterrizaron el miércoles y jueves en el aeropuerto de Las Piedras en la península de Paraguaná, en el oeste de Venezuela, según datos disponibles en el servicio de seguimiento de vuelos FlightRadar24 revisado por Reuters.

Hasta el momento, ningún funcionario había explicado el motivo de los vuelos a ese aeropuerto local.

Rojas, en su mensaje de Twitter, agradeció el apoyo "de nuestros aliados de la República Islámica de Irán", pero no proporcionó una estimación de cuándo la unidad de la refinería Cardón podrá entrar de nuevo en funcionamiento.

La maniobra que marca una nueva alianza petrolera entre ambas naciones, surge en medio de un colapso casi total de la red de refinación de 1,3 millones de bpd de la nación OPEP por años de baja inversión y falta de mantenimiento, así como severas sanciones del gobierno de Estados Unidos que complican las operaciones de intercambio de crudo por gasolina.

Venezuela espera recibir unos 20 vuelos desde Irán con insumos para las refinerías, dijo una fuente local familiarizada con esa operación.

La unidad de craqueo catalítico de Cardón se ha detenido por fallas varias veces desde principios de 2019, mientras que otras unidades como la de destilación están detenidas desde enero de 2020, según un documento interno de PDVSA visto por Reuters.

Este mes, las autoridades venezolanas también informaron que están tratando de reiniciar la unidad de craqueo catalítico de la refinería el Palito, una instalación con capacidad para procesar otros 146.000 barriles por día en el centro del país.