jueves, 13 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Mientras que en Venezuela oran por la salud de su mandatario, en Cuba, Hugo Chávez, se encuentra en "progresiva y favorable" recuperación tras complicaciones surgidas durante la cirugía a la que fue sometido para combatir el cáncer que padece, informó el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas.

La delicada condición del militar retirado de 58 años, quien se sometió el martes a su cuarta intervención quirúrgica en La Habana por la recurrencia de un cáncer en la zona pélvica, podría adelantar un cambio de gobierno en la potencia petrolera luego de 14 años de mando del líder socialista.

 
"Actualmente el paciente se encuentra en una progresiva y favorable recuperación de los valores normales de sus signos vitales", dijo Villegas en cadena de radio y televisión leyendo un comunicado.
 
El ministro reveló que el mandatario presentó un "sangramiento" durante la intervención de seis horas en Cuba, que logró ser detenido luego de medidas correctivas.
 
"Este proceso de recuperación, no obstante, requerirá un tiempo prudencial, como consecuencia de la complejidad de la intervención practicada", agregó Villegas.
 
"En la medida en que continúe la evolución favorable que se está comenzando a evidenciar, se prevé la aplicación de tratamientos específicos adicionales para coadyuvar a la restitución plena de su salud", adelantó sin hacer precisiones.
 
Mientras informa sobre la salud del popular líder, el Gobierno está dando cada vez más señales de que podría no estar capacitado para asumir el 10 de enero el nuevo mandato de seis años que ganó en las elecciones de octubre tras forzar al máximo su debilitado cuerpo.
 
Antes de partir a La Habana, Chávez designó al vicepresidente Nicolás Maduro como encargado temporal y potencial sucesor en caso de que algo le ocurriese.
 
Si Chávez no pudiera asumir, Venezuela iría a nuevas elecciones en 30 días, una situación que podría enfrentar a Maduro con algún líder opositor, entre ellos Henrique Capriles, quien fue derrotado por el presidente y su fabulosa maquinaria política en octubre.
 
Analistas prevén que si la oposición se mantiene unida podría tener posibilidades de hacerse con el poder.
 
Pero advierten que "el chavismo sin Chávez" seguiría siendo un duro rival por la inercia de 14 años de gobierno socialista en el que usó la enorme renta petrolera del país para subsidiar directamente a las familias pobres.
 
Apoyo regional
En un ambiente de preocupación generalizada, sus seguidores celebran misas y concentraciones a diario para orar y enviarle deseos de recuperación.
 
"Debe estar bien malito. Pienso que a veces no pueden decir toda la verdad. Estoy esperando y pidiendo a Dios que no se lo lleve", dijo el jueves Francisca Escalona, una trabajadora doméstica de 45 años que simpatiza con el presidente.
 
Diversos líderes y altos funcionarios regionales también han expresado sus deseos por la pronta recuperación del venezolano.
 
El Parlamento cubano envió el jueves un mensaje de solidaridad en una sesión en el Palacio de Convenciones de La Habana que contó con la presencia del presidente Raúl Castro.
 
El presidente uruguayo, José Mujica, anunció que planea viajar a La Habana para expresar personalmente su apoyo a Chávez, quien horas antes de entrar al quirófano recibió el lunes la visita de su par ecuatoriano, Rafael Correa.
 
El presidente peruano, Ollanta Humala, dijo que considerará la necesidad de emprender viaje a La Habana.
 
Chávez es atendido en el Centro de Intervenciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ) de Cuba, donde se le han practicado cuatro cirugías -la última de seis horas de duración- y ha seguido la mayor parte de un tratamiento que ha incluido radio y quimioterapia desde mediados del 2011.