.
HACIENDA

Theresa May hace concesiones a los laboristas para intentar salvar el Brexit

lunes, 8 de abril de 2019

La primera ministra conservadora quiere alcanzar un pacto en Westminster para salir de la UE antes del verano

Expansión - Madrid

La primera ministra conservadora quiere alcanzar un pacto en Westminster para salir de la UE antes del verano. Si no lo logra, Bruselas forzará un largo aplazamiento que podría llevar a otro referéndum.

Londres y Bruselas afrontan otra semana decisiva para el proceso de salida británica de la Unión Europea (UE), con el viernes 12 de abril como la fecha marcada para ejecutar el denominado Brexit.

Para evitar que el divorcio se produzca de manera caótica y sin acuerdo, los jefes de Gobierno de los 28 estados miembros celebrarán una cumbre el miércoles 10 de abril, donde se discutirá la posibilidad de retrasar por segunda vez la fecha del Brexit, que inicialmente estaba previsto para el 29 de marzo.

La primera ministra Theresa May acudirá a ese encuentro con una propuesta para retrasar la separación hasta el 30 de junio. Esto daría tiempo a Downing Street para intentar que el Parlamento británico apruebe las condiciones de salida pactada de la UE. Pero el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se inclina por dar una extensión más prolongada, de nueve meses o un año, aunque podría acortarse si Westminster da luz verde antes al acuerdo de separación.

En un mensaje lanzado este fin de semana, la líder conservadora May insistió en su nueva estrategia de pactar un acuerdo de salida de la UE con la oposición laborista, ante la resistencia que tiene dentro de su propio partido y en sus aliados del Partido Unionista Irlandés (DUP) al tratado de salida negociado con Bruselas, lo que provocó su derrota en tres votaciones distintas en la Cámara de los Comunes. "Hice todo lo posible para persuadir a los parlamentarios conservadores y del DUP de que apoyaran el acuerdo. Pero fue rechazado tres veces en el Parlamento. Por ello he tomado una nueva estrategia; no tengo otra alternativa que mirar a la otra bancada de la Cámara de los Comunes", explicó May.

Para ganarse el apoyo del líder laborista Jeremy Corbyn, la primera ministra está dispuesta a realizar algunas concesiones, según la prensa británica. Podría aceptar el mantenimiento de Reino Unido dentro de una unión aduanera con la UE en el futuro, algo que piden los laboristas para evitar el impacto negativo que la instalación de controles al flujo de mercancías tendría en la industria británica. Este esquema sería introducido en la ley de salida de la UE, para dificultar que un futuro primer ministro partidario de un Brexit más duro (como Boris Johnson) no lo cumpla.

Según May, "los dos principales partidos están de acuerdo en varios temas clave: queremos acabar con el libre movimiento de personas [lo que implica salir del mercado común], queremos dejar la UE con un buen acuerdo y queremos proteger los puestos de trabajo". Pero admitió que "hacen falta concesiones por ambas partes para implementar el Brexit y cumplir con el resultado de referéndum. Conforme más tiempo pase, mayor riesgo existe de que Reino Unido nunca deje la Unión Europea".

De momento, los laboristas aseguran que todavía existen significativas diferencias. Rebecca Long-Bailey, una de las negociadoras del grupo de Corbyn, se mostró ayer "decepcionada" porque el Gobierno sigue "sin mover algunas líneas rojas". Sin embargo, dijo que el tono de las conversaciones "es bastante positivo y esperanzador".

Entre los laboristas también hay división, ya que una parte de los diputados de esta formación quiere que el potencial acuerdo de salida sea sometido a un referéndum, con la opción de seguir en la UE como alternativa.

Si May y Corbyn no llegan a un acuerdo esta misma semana, el Parlamento podrá votar diferentes alternativas al Brexit. En este escenario, la UE insistirá en una larga prórroga para que Reino Unido pueda "repensar" el Brexit, dejando como única alternativa un divorcio caótico el 12 de abril.

Los Lores afrontan un debate decisivo
La Cámara de los Lores afronta hoy un debate que puede ser clave en el Brexit. Esta institución votará la ratificación de una Ley, aprobada ya por los Comunes, que obligará al Gobierno a retrasar la salida de la UE, para evitar una salida sin acuerdo el próximo 12 de abril. En caso de recibir el visto bueno de los Lores, la Ley tendrá que ser firmada mañana por la Reina Isabel II a tiempo de estar en vigor para la cumbre europea del miércoles. La norma atará la capacidad de maniobra de la primera ministra Theresa May, ya que tendrá que aceptar las condiciones de la prórroga que imponga Bruselas, al no tener la opción de un Brexit sin acuerdo. La semana pasada, los lores euroescépticos dilataron el debate de la Ley, pero se espera que hoy salga adelante por la mayoría pro-europea de esta cámara no electa.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Bolsas 25/05/2024 El carry trade está de moda en los mercados mundiales que implementan la renta fija

Los inversionistas aprovechan ingresos adicionales de divisas y bonos de mayor rendimiento, una ruta a la espera de baja de tasas

Reino Unido 23/05/2024 Grandes accionistas de Anglo apoyan postura de la minera en el negocio con BHP

La mayoría de los accionistas dijeron que querrían que BHP aumentara aún más su oferta que está en US$49.000 millones

EE.UU. 22/05/2024 Amazon cobrará tarifa mensual por Alexa con inteligencia artificial, así se modificará

El cobro aún no está definido en cuanto a monto y según Cnbc se trataría de las versiones nuevas que se lancen a final de año