El efecto en el cobre de la histórica caída del crudo está llevando a que el tipo de cambio suba casi $ 10 en la apertura

Diario Financiero

Mientras que vuelven a resurgir las preocupaciones de los inversionistas, esta vez alentadas por la sacudida que vivió el mercado del petróleo ayer, el tipo de cambio empezó la jornada sobre los $860, cerca de sus mayores niveles en la historia.

El tipo de cambio se ubica en $864,14 en este momento, según datos de Bloomberg, lo que representa una subida de $9,99 con respecto al cierre de ayer. Esto lo deja a pasos de los $868 con los que tocó techo en medio de la volatilidad de marzo.

Estos resultados se da en una jornada poco favorable para el peso chileno, a nivel internacional.

El eterno compañero de danza de la divisa nacional, el precio del cobre, está teniendo una mala mañana. Y es que en medio de las renovadas preocupaciones sobre el impacto económico de la pandemia de coronavirus, los futuros del commodity caen 4,09% en Chicago, en este momento, ubicándose en US$2.2415 por libra.

Además, está una dinámica cambiaria internacional favorable para el dólar, con los inversionistas globales buscando refugio ante la incertidumbre.

La cotización internacional del billete referente -medida a través del Dollar Index, que la contrasta con una canasta de monedas internacionales- sube 0,34% a esta hora, alcanzando su mayor valor en dos semanas.

En la vereda opuesta, las mayores divisas del mundo emergente caen en bloque, con contadas excepciones, según datos de Bloomberg. En particular, el peso mexicano y el real brasileño, las divisas que más influencian flujos de inversión en la región, caen más de 1% frente al billete estadounidense.

La confianza de los inversionistas se ve afectada esta mañana por la turbulenta jornada que vivió ayer el futuro a mayo del petróleo WTI, que terminó el día con un precio negativo.

Si bien el desplome se vio impulsado por características particulares de los contratos futuros estadounidenses, producto de la poca capacidad de almacenamiento que queda, ésto encendió las alarmas entre los inversionistas, que lo ven como una señal más del profundo impacto que está teniendo la pandemia de coronavirus en la dinámica económica internacional.