En la historia varias compañías han logrado grandes sumas en su recaudo antes de salir a la bolsa, pero la suspensión de Ant podría traer nuevas regulaciones

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Esta semana la bolsa de Hong Kong ha estado conmocionada por la suspensión de Ant Group que pretendía empezar a cotizar hoy. Durante la Oferta Inicial de Acciones (OPI), la fintech esperaba recaudar más de US$34.500 millones, lo que sería la mayor cifra en la historia.

Una cifra cercana la había obtenido la empresa de la industria petrolera Saudi Aramco el año pasado con un recaudo de US$29.400 millones durante su OPI. Actualmente, el mercado accionario de la compañía se muestra en verdes, e incluso, al cierre de ayer logró un crecimiento de 0,73 %.

Para el analista económico, Fernando Chacón, la OPI es una herramienta que favorece a las compañías. “Les permite obtener cantidades importantes de dinero a un relativo bajo costo. Las obliga a ajustarse a los mecanismos de regulación y transparencia vigentes en las bolsas de valores dónde cotice y mantener una relación cercana con el inversionista, que permita entender en general la evolución del negocio”, añadió.

En cuanto al recaudo de dinero, la empresa Alibaba, que comparte dueño con Ant, ocupa el tercer puesto con un total de US$25.500 millones durante su OIT; el Banco Agrícola de China se ubica en al cuarto puesto con US$22.100 millones y el Banco Industrial y Comercial de China cierra el top cinco con un recaudo de US$21.900 millones.

Según explica Iván Felipe Agudelo, analista senior de acciones en Alianza, que las principales OPIs sean chinas tiene varias razones concretas, una de ellas serían las políticas comerciales que maneja ese gobierno y la prioridad por el comercio local que ayudaría a fortalecer las compañías.

Sin embargo, en esta ocasión fue China quien decidió frenar la salida a la bolsa de Ant Group al considerar que no cumplía con las reglas de cotización, como resultado de algunos cambios regulatorios que el país habría enfrentado a inicio de mes.

“La suspensión de Ant le puede generar más incertidumbre entre los posibles compradores, y eso podría reducir el potencial de demanda de la emisión”, dice Gregorio Gandini, analista económico de Gandini Análisis.

Con la decisión, que dejó en espera a inversionistas, prestamistas y al mercado chino en general, se abre el interrogante de si este tipo de regulaciones tendrá un impacto en las compañías de este tipo.

Gandini dice que aunque no considera que podría frenar el crecimiento de las empresas, sí se hace necesaria una regulación clara. “Fue algo sorpresivo, por lo que deberían ser más claras las reglas de juego”, añadió.

Por su parte, Bloomberg, comenta que este tipo de medidas serían “el comienzo de una campaña renovada por China para controlar el imperio de las fintech bajo control de Jack Ma”. Al parecer, las autoridades tendrían su atención en las plataformas de crédito de Ant, que son la principal fuente de ingresos de la compañía.

LOS CONTRASTES

  • Gregorio GandiniAnalista económico en Gandini Análisis

    “El potencial de comprar en OPI es aprovechar e invertir en el potencial de las compañías, pero el riesgo está en que el mercado en realidad no vea el mismo potencial y el precio caiga después”.

  • Iván Felipe AgudeloAnalista senior de acciones en Alianza

    “La mayoría de OPI que encabezan la lista son empresas chinas y tienen algunas características que lo facilitan: ser el país con mayor población a nivel mundial y las políticas comerciales del gobierno chino”.

Entre los controles más estrictos que implementaría la autoridad china estaría exigir a los operadores de estas plataformas proporcionar al menos 30% de los fondos para préstamos, con lo que varias de las transacciones de Ant no cumplirían con los requisitos.

“Ant necesita alinearse con las regulaciones en adelante y mostrar que su modelo de negocio puede ayudar a reducir los costos de endeudamiento para la economía en lugar de aumentarlos con algún tipo de monopolio”, dijo Chen Shujin, jefe de investigación financiera de China en Jefferies Financial Group Inc., según recoge Bloomberg.

Por ahora, uno de los impactos notorios tras suspender la OPI de Ant fue una reducción de hasta US$3.000 millones en la fortuna de Jack Ma, luego de una caída en su filial Alibaba Group Holding.

Este hecho marcó un precedente en el impacto de las nuevas tecnologías en el mercado, pues de haber salido a cotizar, Ant hubiese superado el OPI histórico de dos entidades bancarias de China.

Frente a este fenómeno, Agudelo explica que a lo largo de la historia las compañías que han llamado la atención del mercado suelen ser tecnológicas que se encuentran en una fase de crecimiento acelerado y que logran debutar en el mercado.

“A las compañías de rápido crecimiento de expansión, que son muy de una nueva economía, de una economía digital les puede ir bien gracias al entusiasmo que se ha dado en personas naturales que le guste este tipo de economía, pero más allá los siguientes meses va a depender de la capacidad de generar un flujo de caja positivo que es lo más duro en ese tipo de negocios”, explicó el analista.

Otras de las entidades que más recaudo han tenido durante sus ofertas iniciales son la japonesa SoftBank Corp que alcanzó los US$21.300 millones. Las acciones de la entidad cerraron en rojo ayer con una caída de 2,40%.

La empresa de seguros AIA también califica como una de las que más fondos ha recaudado antes de salir a cotizar, en 2010 logró US$20. 500 millones; dos años antes, la multinacional financiera Visa consiguió US$19.700 millones y en 1998 la japonesa NTT Docomo también entra en la lista con US$18.400 millones.

Para Chacón, si bien apuntar a esta herramienta de compra puede favorecer a los inversionistas, se debe estudiar el valoración inicial con la que debuta. “Existen casos en los que el precio refleja una valoración muy alta o exigente para la compañía y no termina siendo un buen negocio”, añade.

Suspensión de Ant abre la puerta a más restricciones en mercado de Beijín
Tal como explicó Bloomberg la suspensión del OPI de Ant podría significar una nueva etapa de restricciones en el país oriental, y se pone en duda si además de afectar la salida a la bolsa más grande en los últimos años, también podría frenar la rentabilidad y el crecimiento de esta nueva industria.

Hasta el momento Ant había beneficiado a unas 500 millones de personas con dos plataformas de gasto y préstamo, Huabei y Jiebei, con tasas de intereses entre 11% y 15%, la autoridad china cuestionó los altos cargos.