Estudio de Cushman & Wakefield señala a Bogotá y Lima como las ciudades más representativas dentro del mercado emergente de las oficinas clase A

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Con las reaperturas en los países del mundo, las grandes ciudades vuelven a su antigua cotidianidad transitoriamente, y el mercado de oficinas ‘clase A’, al menos, en Suramérica, podría verse muy beneficiado según el último informe de Cushman & Wakefield.

Primero, hay que entender que las oficinas se clasifican por letras; la ‘clase A’ contempla edificaciones nuevas o con una antigüedad máxima de diez años, con especificaciones técnicas y de seguridad, en una ubicación favorable, con plantas de entre 1.000 metros cuadrados a 1.500 m2.

Ahora bien, el informe de la entidad analizó el mercado de oficinas ‘clase A’ en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú, y determinó que en total hay más de 11 millones de metros cuadrados en esta categoría; Sao Pablo y Santiago tienen las cifras más grandes con más de 3,2 millones de m2 y 1,6 millones m2 respectivamente.

La ciudad de Bogotá cuenta con 1,5 millones de metros cuadrados, pero Cushman & Wakefield señaló que para segundo semestre de 2020 se prevé que entren al mercado de la ciudad otros 115.000 m2 con las operaciones de la Torre Atrio, Sequoya y dos torres Connecta y AB Hub.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos Delgadoountry manager de CCushman & Wakefield

    “Toca esperar la dinámica de esta nueva realidad, los entrantes inquilinos, y si las empresas van a mantener o a reducir sus oficinas en medio del proceso de reactivación”.

  • Andrés CorreaPresidente de la Fiabci

    “Las oficinas de ‘clase A’ van a ser las que más rápido se van a recuperar pues son las de mejores edificaciones y que usualmente tienen como clientes multinacionales”.

Esta sería una cifra alentadora, teniendo en cuenta que luego de Santiago (4,3%), Bogotá es la ciudad con menor vacancia en oficinas ‘clase A’ de la región con un ratio de 9%. En tercer lugar se encuentra Buenos Aires, también con 9%, seguida de Lima (14,7%) y Sao Pablo (18,2%).

“Los 115.000 m2 que entrarán al mercado de oficinas ‘clase A’ en Bogotá, se traducen en movimiento y vida para el sector constructor y un mensaje positivo para los inversionistas de la buena dinámica del mercado en Colombia, que se suma a una sana vacancia de 9%, incrementando su posición favorable en el mercado suramericano”, dijo el country manager de Cushman & Wakefield, Juan Carlos Delgado.

Hay que resaltar que el informe señala, tal como dijo Delgado, que Bogotá tiene una posición favorable en el mercado, y, en compañía de Lima, fueron considerados como los mercados de oficinas emergentes más importantes de la región, gracias al desarrollo que han tenido en los últimos años respecto a las cifras de otros países como Argentina, Chile o Brasil que solían destacar.

“Es importante ya en que Colombia el tamaño del mercado de oficinas , tradicionalmente , era mucho menor que el de estos países anteriormente mencionados”, añadió Delgado.

Ahora, con el tema de la reactivación y las personas de vuelta en las oficinas, un factor que entra al análisis es el valor de renta que piden las ciudades por las oficinas de esta clase.

Dentro del documento, el país con el precio de renta más alto es Buenos Aires con un cobro mensual de US$28 por metro cuadrado, en segundo lugar está Santiago con US$21,2, y luego Río de Janeiro (US$17,7).

Así, para Cushman & Wakefield, las ciudades con el precio más conveniente de renta por metro cuadrado en dólares dentro de Suramérica son Lima con US$16,4; seguido de Sao Pablo, US$17,1 y en tercer lugar Bogotá con US$17,5.

Frente a los costos a futuro, según comentó el presidente de la Federación Internacional de Profesionales Inmobiliarias (Fiabci), Andrés Correa, “el segmento de oficinas va a tener una bajada de precios por la sobre oferta y la falta de demanda, estas oficinas van a sufrir bastante en tema de precios de arrendamiento”.

Aún con los precios bajos Correa señala que las oficinas de ‘clase A’ tendrán una recuperación más rápida debido a que sus clientes suelen ser empresas grandes o multinacionales, lo que favorece el mercado.

“Si bien va a cambiar el modelo de oficina, ya que van a tener menos gente por temas de bioseguridad, los metros cuadrados exigidos prácticamente van a quedar en lo mismo, y creo que se va a compensar”, concluyó Correa. Tanto el informe como los expertos coinciden en que el panorama es bueno para las oficinas ‘clase A’, sin embargo, todo dependerá de la reactivación.