viernes, 7 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

De acuerdo con un informe realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre 2006 y 2011, los salarios en América Latina crecieron casi tres veces más que las remuneraciones laborales de las economías avanzadas. Pese a este importante crecimiento, la diferencia entre lo que ganan las personas en la región frente a los países desarrollados sigue siendo amplia.

Con un aumento del 2,2% al cierre de 2012, Latinoamérica y el Caribe registraron el tercer mayor ascenso en los salarios en 2011, por detrás de Europa Oriental y Asia, donde se incrementaron 5,2 % y 5%, respectivamente.

Pero estas cifras no han cambiado la tendencia de bajos niveles de pago que hay en la región. Según las últimas cifras de la OIT, cientos de millones de asalariados en el mundo en desarrollo ganan menos de $3.600 al día. Un ejemplo de ello es Guatemala, en donde el 16% de los trabajadores están en esta situación, así como Colombia y Nicaragua, con un 10% y 22%, respectivamente.

En comparación, mientras un trabajador de la industria manufacturera ganaba en 2010 US$5,41 por hora en Brasil y US$8,68 en Argentina, en países como Estados Unidos recibió US$23,32 y en Dinamarca hasta US$34,78.

Parte de estas diferencias pueden tener una explicación en el crecimiento del PIB de los países y de la región en general. Así lo manifestó Jairo Parada, economista de la Universidad del Norte, quien sostuvo que el promedio de pagos salariales está ligado al nivel de crecimiento de la economía de los países. “En América Latina aún estamos muy distantes de los niveles de productividad de Europa y Estados Unidos”, dijo.

En cuanto a las previsiones de la organización, se estima que los salarios promedio de los países desarrollados no crezcan más allá de la inflación.

“Podemos decir por ahora para 2012, la tendencia parece ser un crecimiento del cero por ciento”, dijo el director general de la OIT, Guy Ryder, en una rueda de prensa en Ginebra.

Para Germán Nova, profesor de economía de la Universidad Nacional, esta tendencia se entiende porque, “en medio del decrecimiento general de las economías, la capacidade de pago de la industria cae. Es por ello que no pueden tenerse grandes expectativas del aumento de los salarios para los próximos meses, por ejemplo, en grandes economías como Brasil, que también ha decrecido”, explicó

En cuanto a las recomendaciones futuras, el informe señaló que los gobiernos de la zona euro y las naciones con grandes déficit deberían evitar competir para bajar salarios a mínimos, mientras que los gobiernos deberían adoptar políticas que alienten a las compañías a invertir su efectivo y alentar a los bancos a prestar a las empresas pequeñas.

Las políticas de salarios mínimos, que se usaron hasta el 2009 como protección para los trabajadores más vulnerables, crecen ahora apenas en línea con la inflación o incluso bajan en términos reales, dijo la OIT. En Grecia, por ejemplo, el salario mínimo ha caído más de una quinta parte, desde €877 por mes a €684.

Se debe fortalecer el mercado interno
Si se tiene en cuenta que el nivel productividad y el desarrollo tecnológico de un país impacta directamente el crecimiento de pago salarial, las regiones deben pensar en fortalecer sus sectores empresariales. Para eso, deben enfocarse en dinamizar sus mercados domésticos y no sólo apoyarse en el comercio bilateral, según explicó Jairo Parada, economista de la Universidad del Norte. Por su parte, es importante recordar que los niveles de importaciones y exportaciones, así como las cifras de empleo, han decaído en el último año gracias a la crisis que viven las grandes economías del mundo. Es por ello que basar el crecimiento en el comercio externo puede ser una debilidad a la hora de pensar en fortalecer la creación de empresas y la industria, complementó el experto.

Las opiniones

Germán nova
Profesor de economía de la Universidad Nacional

“No podemos esperar mucho crecimiento salarial en la región, si se tiene en cuenta que la economía más grande, Brasil, ha decrecido”.

Jairo Parada
Phd en economía de la Universidad del Norte

“El crecimiento salarial está directamente ligado a los niveles de productividad de un país y en América Latina aún estamos distantes de Europa”.