RIPE:
EXPANSIÓN

Se sumaría así a otros países como Francia, Alemania, Bélgica y España que están incrementando las restricciones a la movilidad

Expansión - Madrid

El primer ministro británico, Boris Johnson, estudia decretar un nuevo confinamiento nacional la próxima semana ante el alarmante crecimiento de casos positivos de covid-19 en el país en los últimos días. Así lo da por hecho toda la prensa británica y las grandes cadenas de televisión, como BBC y Sky News.

El confinamiento se anunciaría el lunes y entraría en vigor el miércoles. Duraría aproximadamente un mes y tendría por objetivo frenar en seco la segunda ola de contagios por covid en Reino Unido, disparada durante las últimas semanas.

Fuentes no oficiales cercanas al Gobierno indican que aún no hay ninguna decisión tomada.

Solo la semana pasada se contagiaron en todo el país 570.000 personas. Y en esta semana, las personas fallecidas se han disparado por encima de las 270 al día.

Reino Unido se sumaría así a otros países como Francia, Alemania, Bélgica y España, que en mayor o menor medida, están incrementando las restricciones a la movilidad para parar la segunda ola del coronavirus. Francia decretó el confinamiento total desde ayer. España ha dejado en manos de las Comunidades Autónomas la restricción perimetral de la movilidad.

Johnson se reunió ayer con su gabinete de crisis, entre cuyos miembros están el ministro de Sanidad, Matt Hancock, el de Economía (Chancellor) Rishi Sunak, y el de Gabinete, Michael Gove, para analizar las últimas cifras y estudiar un endurecimiento de las restricciones.

El Gobierno conservador de Johnson se ha resistido hasta ahora a un confinamiento total del país (lockdown, en inglés), como el que se decretó en marzo, por los efectos tan nefastos que eso tiene sobre la economía. Por ahora ha ido introduciendo medidas restrictivas de la movilidad de forma selectiva, por áreas, regiones o ciudades, y según grados de incidencia del virus, en tres niveles, pero siempre sin llegar a un segundo confinamiento total como el de primavera.

Según la prensa británica, el jefe de Gobierno dará una rueda de prensa el lunes para anunciar las nuevas medidas que, en principio, implicarán un cierre generalizado de la actividad, salvo los comercios de productos esenciales y los centros educativos y hospitalarios. Johnson ya recomendó a todas las empresas que pudieran realizar teletrabajo a hacer que sus empleados se quedaran en casa, algo que las compañías están cumpliendo de forma generalizada.

Salvar la Navidad
El confinamiento duraría en principio hasta el 1 de diciembre. De lo que se trata es de atajar la segunda ola y procurar tenerla bajo control en diciembre para así suavizar las restricciones de movilidad en ese mes y salvar la campaña comercial navideña.

"Lea la nota original aquí".