Los precios del crudo Brent subieron 0,52%, a US$49,93 el barril, tomando cierta distancia desde el menor nivel desde julio de 2017, que fue de US$48,40

Reuters

Los precios del petróleo han caído más de 20% desde el comienzo del año a pesar de que la Opep y sus aliados, incluida Rusia, decidieron reducir la producción de petróleo por un volumen conjunto de 1,7 millones de bpd, en virtud de un acuerdo que se extiende hasta finales de marzo.

Varios miembros clave de la Organización de Países Exportadores de Petróleo están considerando el recorte de producción adicional en el segundo trimestre en medio de temores de que el brote de virus erosione aún más la demanda de petróleo. La propuesta anterior apuntaba a una baja adicional de producción de 600.000 bpd.

A pesar de esto, en general, los precios del petróleo han subido hoy lunes, revirtiendo tendencia desde caídas hasta mínimos de varios años, ya que la expectativa de recortes de producción más drásticos de la Opep y de estímulos de bancos centrales contrarrestaban las preocupaciones por el efecto del brote del coronavirus en la demanda de crudo.

A las 11:46 GMT, los precios del crudo Brent subían un 0,52%, a US$49,93 el barril, tomando cierta distancia desde el menor nivel desde julio de 2017 de US$48,40 por barril.

Al otro lado del Atlántico, el referencial estadounidense WTI llegó a caer hasta un piso de 14 meses de US$43,32 el barril, antes de recuperarse para cotizar con un aumento de 0,6%, a US$45,03  el barril.

En un dato negativo para el panorama de la demanda, la actividad fabril de China se contrajo a su ritmo más acelerado histórico en febrero, lo que destaca el daño colosal a la economía de las últimas semanas, de acuerdo a un sondeo PMI divulgado el fin de semana.

La paralización sin precedentes de la actividad económica en China ha resultado en una pérdida estimada de cuatro millones de barriles por día en demanda de petróleo, en comparación a cinco millones de b/d en la Gran Recesión de 2008/2009", dijo Jeffery Currie, jefe global de estrategias de materias primas de Goldman Sachs, en una nota enviada a clientes.

La nueva cepa de coronavirus, que se originó en China, ha causado la muerte de casi 3.000 personas y sacudido a los mercados financieros porque los inversores creen que podría impactar el crecimiento de la economía global. La semana pasada, las acciones sufrieron su mayor ola liquidadora desde la crisis financiera del 2008.