El West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) sumó 40 centavos, o un 0,83%, a 48,40 dólares

Reuters

El petróleo cerró en alza el miércoles, impulsado por un declive en los inventarios en Estados Unidos y la aprobación de otra vacuna contra el coronavirus en Reino Unido, pero el avance fue contenido por la apuestas de que el paquete de ayuda de Washington podría ser menor a lo esperado.

Los futuros del crudo Brent ganaron 25 centavos, o un 0,49%, a 51,34 dólares el barril, tras tocar un pico de sesión de 51,56 dólares y haber comenzado el año por encima de los 66 dólares.

Por su parte, el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) sumó 40 centavos, o un 0,83%, a 48,40 dólares, frente a los cerca de 62 dólares de principios de 2020.

Los precios subieron después de que la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA) informara que las existencias de crudo y gasolina en Estados Unidos cayeron en la última semana, mientras que las de destilados subieron.

Las esperanzas de normalización de los viajes y el trabajo recibieron un impulso después de que Reino Unido se convirtió en el primer país que aprueba la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

El grupo de productores petroleros de la Opep+ cumplió por completo en noviembre con su acuerdo de recortes al bombeo, dijeron dos fuentes a Reuters, antes del encuentro que celebrará la alianza el 4 de enero para discutir si aumenta más la producción desde febrero.