.
CHILE Plan Climático de George Soros muestra desorden de emisiones financiadas
martes, 26 de abril de 2022
RIPE:
DIARIO FINANCIERO

El plan climático de la firma de inversiones del multimillonario George Soros, , ilustra la complejidad del impacto de las empresas en el calentamiento global sobre emisiones.

Diario Financiero - Santiago

Inversionistas que en conjunto gestionan US$ 130 billones (millones de millones) se han comprometido a alcanzar emisiones netas cero para 2050. Pero quedan muchas preguntas: ¿Cómo deberían los financieros contar su parte de responsabilidad por el impacto del calentamiento de las empresas que apoyan? ¿Es mejor instar a las empresas a tomar medidas climáticas más fuertes o dejar de financiarlas por completo?

Eso es importante porque los gigantes financieros como BlackRock pueden tener tantas emisiones en sus libros como el gigante automotriz Volkswagen. El plan climático de la firma de inversiones del multimillonario George Soros, Soros Fund Management (SFM), que se considera de las hojas de ruta más detalladas y transparentes que han surgido de la industria hasta el momento, ilustra cuán complicados son esos problemas.

SFM administra US$ 28 mil millones y apunta a que sus inversiones alcancen cero neto al 2040, según un informe publicado el 14 de abril en su sitio web. El fondo supervisa principalmente el dinero para Open Society Foundations, una red que ya ha otorgado miles de subvenciones a grupos que promueven la democracia y los derechos humanos.

Hilary Irby, directora de estrategia de impacto del fondo con sede en Nueva York, es consciente de que los grandes inversionistas han sido criticados por establecer vagas promesas climáticas que no están respaldadas con suficientes detalles para hacerlos responsables. Es por eso que SFM estableció su objetivo de cero neto en 2019, pero solo se hizo público en silencio a principios de este mes con una publicación poco notada en su
nuevo sitio web.

La compañía necesitaba tiempo para asegurarse de que estaba evaluando adecuadamente las emisiones que financia y cómo podría reducirlas, dijo Irby. “Queríamos poder hablar con resultados, en lugar de simplemente decir, 'esto es lo que vamos a hacer'”, dijo.

El mayor problema que enfrenta el fondo es averiguar de cuánta contaminación es responsable en primer lugar. Solo la mitad de los activos de SFM están compuestos por empresas que divulgan datos de emisiones (y eso en sí mismo es irregular) o cuyos datos de emisiones pueden modelarse fácilmente. La otra mitad está compuesta por activos financieros, que abarcan desde divisas hasta bonos soberanos, y aún no existen metodologías estándar para calcular las emisiones de algunos de ellos.

Por lo tanto, SFM tuvo que crear sus propios modelos para estimar las emisiones de todos sus activos a fin de establecer objetivos para reducirlas. Esos objetivos cubren no solo las emisiones directas de las empresas en las que invierte y el carbono generado por sus proveedores de energía, conocidos como Alcance 1 y 2, sino también la contaminación de Alcance 3, que es causada por clientes y proveedores. Esa última categoría a menudo ocupa la mayor parte de las emisiones totales de una empresa y puede ser más difícil de reducir.

Los datos de emisiones de Alcance 3 no son confiables, dijo Irby, aunque espera que eso mejore en los próximos años. SFM sabe que los errores son inevitables. “Nos estamos dando permiso para cometer errores porque estamos lidiando con muchas incógnitas”, dijo Irby.

Antes de llegar a cero neto en 2040, SFM tiene como objetivo reducir su intensidad de carbono en una cuarta parte para 2025 y en un 60 % para fines de la década desde los niveles de 2019, sin utilizar compensaciones de carbono. El fondo ya cumplió el objetivo de mediados de la década, lo que significa que en realidad puede aumentar su intensidad de carbono durante los próximos años antes de la fecha límite de 2025.

Pero está eligiendo mantener ese respiro adicional en lugar de fortalecer sus objetivos. La flexibilidad le permite tener en cuenta las diferencias entre sus modelos y la realidad, así como los obstáculos que podría encontrar con las empresas menos cooperativas en las que invierte.

Para una institución financiera como SFM, el éxito en la reducción de emisiones depende tanto de elegir las empresas adecuadas para invertir como de las decisiones que toman esas empresas, algo en lo que los inversionistas pueden influir, pero no pueden controlar por completo.

La intensidad de carbono de alcance 1 y 2 de SFM, una medida de toneladas de emisiones por dólar invertido, aumentó de 78 toneladas por cada millón de dólares en 2019 a un máximo de 154 toneladas en 2020. Luego, el año pasado cayó a 52 toneladas. El aumento de las emisiones en 2020 se debió a solo dos empresas, dijo Irby, quien se negó a identificarlas.

Además de tratar de persuadir a las empresas para que hagan más para reducir las emisiones, la otra herramienta de SFM es la desinversión. El fondo se ha comprometido a dejar de financiar, para 2025, todas las empresas de extracción de combustibles fósiles que no tengan un plan para reducir rápidamente todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero es una amenaza que puede no tener mucho impacto en esas empresas porque la participación de SFM en ellas es bastante pequeña. Sus inversiones en empresas como Shell, BP, Halliburton y Energy Transfer representan solo el 0,2% de sus participaciones totales, o US$61 millones.

Giel Linthorst, director ejecutivo de Partnership for Carbon Accounting Financials (PCAF), que tiene una de las metodologías más aceptadas para contar las emisiones financiadas, dijo que aprecia la transparencia en las estrategias climáticas. Pero enfatizó que PCAF requiere que las instituciones financieras establezcan objetivos absolutos de emisión, no solo objetivos basados en la intensidad.

Irby defendió la decisión de SFM de establecer objetivos basados en emisiones por US$1 millón invertido, diciendo que, en última instancia, el fondo planea llegar a cero neto, lo que requerirá llegar a cero tanto en intensidad como en emisiones absolutas. Agregó que el fondo está rastreando sus emisiones absolutas y asegurándose de que no vayan en la dirección equivocada.

Aun así, la mayor incógnita para SFM es cómo le irá al mundo corporativo en general con respecto al cambio climático.

Si bien algunas grandes empresas de tecnología se han fijado objetivos para alcanzar el cero neto tan pronto como en 2030, todavía no hay un grupo lo suficientemente grande de empresas comprometidas con alcanzar ese objetivo antes de mediados de siglo. Después de comenzar en 2021 a votar en contra de los directores de las corporaciones públicas que no divulgan sus emisiones, SFM dijo que este año requerirá que las empresas tengan planes "creíbles" para la transición a combustibles más limpios.

Más allá de eso, tendrá que idear nuevas estrategias para alcanzar su ambicioso objetivo climático. “En los próximos años, creemos que habrá algunas empresas en nuestra cartera que quizás no alcancen el cero neto para 2040”, dijo Irby. “Aún no estamos 100% seguros de cómo lidiaremos con ellos”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

EE.UU. 20/05/2022 Oferta de Biden para poner fin a las expulsiones fronterizas detenida por juez federal

El fallo, emitido por el Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Oeste de Luisiana, es el último de una serie de reproches judiciales

Hacienda 23/05/2022 Después de dos años, los millonarios en el Foro de Davos se reencuentran sin nieve

Aunque se habla de menos personalidades en el evento, la lista de invitados tienen a figuras como Bill Gates y George Soros

Bolsas 20/05/2022 Acciones en Estados Unidos bajan mientras el S&P500 va a su séptima caída semanal

Para ese índice será solo su cuarta racha de siete o más pérdidas semanales en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial

MÁS GLOBOECONOMÍA