La administración Trump ha aumentado las presiones a China, desde la imposición de aranceles punitivos hasta castigar a Huawei

Bloomberg

A medida que los lazos entre Estados Unidos y China se han deteriorado desde que se desató la pandemia de covid-19, el acuerdo comercial que firmaron en enero ha sido un eje en la relación. Ahora, eso también podría dejar de existir.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, quien ha culpado repetidamente a China por la propagación del virus antes de las elecciones de noviembre, dijo el jueves que el acuerdo comercial de la primera fase “ahora significa menos para mí que cuando lo firmé”. Habló poco después de que EE.UU. ordenara el cierre del consulado de China en Houston por espionaje y robo de propiedad intelectual, lo que llevó a Pekín a tomar represalias el viernes y ordenar a los diplomáticos estadounidenses que abandonen su consulado en Chengdu.

“El acuerdo comercial de fase uno entre Estados Unidos y China pende de un hilo”, aseguró Eswar Prasad, quien anteriormente dirigió el equipo de China en el Fondo Monetario Internacional y ahora trabaja en la Universidad de Cornell. “China tiene un incentivo para evitar que el acuerdo comercial con Estados Unidos se desmorone, incluso cuando la relación bilateral se vuelve más tóxica, para tratar de limitar el daño a su recuperación económica”, agregó.

La administración Trump ha aumentado repetidamente las presiones a China, desde la imposición de aranceles punitivos, hasta castigar a Huawei Technologies Co. y cerrar el consulado, uno de los peores golpes a las relaciones diplomáticas en cuatro décadas de relaciones. El secretario de Estado, Michael Pompeo, se lanzó a una lucha ideológica y el jueves dijo que “proteger nuestras libertades del Partido Comunista Chino es la misión de nuestro tiempo”.

La retórica acalorada provocó compras de pánico en China el viernes. El índice CSI 300 cayó 4,4% al cierre, mientras que el índice ChiNext cayó 6,1%, el mayor retroceso desde el 3 de febrero. El yuan chino cayó a su nivel más débil desde el 8 de julio.

Acuerdo ‘intacto’
Para China, el acuerdo comercial sirve como amortiguador importante para su propia recuperación económica. La tregua acordada en enero levantó la amenaza de mayores aranceles a las exportaciones chinas, lo que ha sido aún más crítico dado el colapso de los embarques provocado por la pandemia. Tanto las exportaciones como las importaciones mejoraron en junio, ayudando a consolidar una recuperación más amplia en la segunda economía más grande del mundo.

“China está trabajando muy duro para cumplir sus promesas”, dijo Jiang Yuechun, investigador principal del Instituto de Estudios Internacionales de China en Pekín, un instituto de investigación conectado con el Ministerio de Relaciones Exteriores. “Siempre decimos que las relaciones económicas son en realidad el lastre para las relaciones chino-estadounidenses. Ahora el lastre se está volviendo cada vez más débil, y es por eso que ahora que las relaciones entre China y Estados Unidos son fluctuantes”.

En enero, cuando se firmó el acuerdo comercial en el que China se comprometió a gastar US$200.000 millones para reducir el desequilibrio comercial, Trump dijo que las naciones estaban “corrigiendo los errores del pasado”. A pesar de que la pandemia retrasó a China en las compras planificadas, el presidente de Estados Unidos todavía ha respaldado el acuerdo. El mes pasado, después de que uno de sus asesores hizo comentarios que indicaban que el acuerdo estaba en peligro, Trump tuiteó que el acuerdo estaba “completamente intacto”.

Una de las razones por las que el acuerdo se ha mantenido es porque los funcionarios económicos en Washington y Pekín son más pragmáticos en su enfoque debido a las consecuencias económicas en juego, según Louis Kuijs, jefe de Asia Economics en Oxford Economics en Hong Kong.

“En comparación con la diplomacia y las relaciones internacionales, la cartera económica está en manos de personas menos agresivas en ambos lados”, dijo Kuijs. “Cuanto más se deterioran las relaciones generales, más importante es el acuerdo comercial como el área donde las dos partes interactúan y discuten las cosas de manera relativamente constructiva, proporcionando así un camino estrecho para mantener el diálogo entre las dos economías más grandes del mundo”.

Los bancos mundiales y los administradores de activos están aumentando las inversiones en China, incluso en medio de las tensiones políticas. El mes pasado, JPMorgan Chase & Co. recibió la aprobación para asumir la propiedad total de su unidad de futuros de China, mientras que Morgan Stanley y Goldman Sachs Group Inc. obtuvieron en marzo la autorización para tomar el control mayoritario de sus empresas de valores en China continental.

El presidente, Xi Jinping, ha llamado personalmente a las empresas extranjeras para que se queden en China y este mes dijo a los directores ejecutivos en una carta que su Gobierno buscaría “proporcionar un entorno comercial más sólido para los inversionistas chinos y extranjeros”. Su administración también se ha resistido a imponer sanciones a una amplia gama de compañías estadounidenses, a pesar de que hace más de un año amenazó con publicar una lista de “entidades poco confiables”.

Temperamentos difíciles
Al cerrar el viernes el consulado estadounidense en Chengdu, el Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que el daño a los lazos “no es lo que China desea ver”. Esos sentimientos fueron repetidos por Hu Xijin, editor del periódico Global Times del Partido Comunista, quien escribió que China tuvo que tomar medidas recíprocas pero “obviamente no quiere que las relaciones entre China y Estados Unidos se destruyan”.

La ruptura del acuerdo comercial podría conducir a otra ronda de aranceles, sanciones y restricciones de visas que dañarán aún más a ambas economías mientras buscan recuperarse de la pandemia, según Kelsey Broderick, analista de Eurasia Group. Además, dijo, “el riesgo de un choque militar accidental aumenta debido al difícil temperamento de ambos lados”.

Aun así, por ahora parece que tanto Trump como Xi quieren evitar eso. Funcionarios tanto de China como de EE.UU. han reafirmado en repetidas ocasiones el compromiso con el acuerdo comercial, y ninguna de las partes ve mucha ventaja en este momento a renunciar, dijo James Green, exfuncionario comercial de EE.UU. en Pekín, que ahora es asesor principal de geopolítica en la consultora McLarty Associates.

“Para EE.UU., hay pocas expectativas a nivel de gabinete de que la finalización del acuerdo conducirá a avances adicionales, por lo que es mejor mantenerlo”, dijo. “En el lado chino, se resguardarán hasta noviembre, aplicando la ley del Talión en áreas no comerciales y evitando opciones estratégicas hasta después de las elecciones”.