Si continúa la debilidad del dólar, las acciones y los rendimientos, es probable que el oro siga subiendo, según analista de Saxo Bank.

Reuters

Los precios del oro subieron el jueves a su nivel más alto en seis meses y medio, acercándose al nivel de US$1.300 la onza, debido a que los temores ante una desaceleración económica global apuntalaron la demanda por el lingote, que es un activo de refugio.

El oro al contado subía 0,6%, a US$1.291,76 la onza a las 1917 GMT, tras tocar los US$1.292,90 la onza, su nivel más alto desde el 15 de junio. Los futuros del oro en Estados Unidos avanzaron 0,8%, a US$1.294,80 la onza.

"El oro está sobrecomprado en la mayoría de las mediciones y necesita una consolidación, pero como siguen aumentando las posiciones largas de especuladores, el mercado buscará llegar a los US$1.300 antes que lo esperado", dijo el analista Ole Hansen de Saxo Bank.

"Si continúa la temática del cuarto trimestre de la debilidad del dólar, las acciones y los rendimientos, es probable que el oro siga subiendo y ponga su mira en el máximo previo de cerca de US$1.380", agregó.

Apple Inc anunció el miércoles una baja en su previsión de ingresos que golpeó el jueves a los mercados financieros globales, en un entorno de preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento económico y las ganancias corporativas.

El oro es considerado tradicionalmente como una inversión segura en momentos de incertidumbre, y la debilidad del dólar estadounidense ha fortalecido la demanda por el lingote al volverlo más barato para los tenedores de otras monedas.

Entre otros metales preciosos, el paladio ganó 0,6%, a US$1.262,70 dólares la onza, mientras que el platino subió 0,4%, a US$797,20 la onza. La plata avanzó 1,2%, a US$15,70 la onza, luego de que tocó su mayor nivel desde el 17 de julio.