Las proyecciones económicas para este año fueron ajustadas y se espera un crecimiento para 2021 en la mayoría de países

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Se han hecho todo tipo de proyecciones frente a la recuperación económica mundial, algunas negativas, y otras un poco más positivas como la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (Ocde), en la que estima que el PIB global caería 4,5% este año, pero tendría un avance de 5% para 2021.

Para la Ocde los brotes esporádicos de covid-19 en las diferentes regiones están proyectados en las cifras, y prevé que no habrá una distribución de la vacuna contra el virus, por lo menos, hasta mediados de 2021, con lo que se alcanzarían estos cálculos propuestos con medidas de contingencia diferentes a las cuarentenas nacionales.

“El optimismo que revelan estas cifras para los países del G20 está asociado a la rápida y agresiva respuesta a la crisis que han mostrado muchos de los gobiernos de estas naciones”, añadió Julián Arévalo, decano de la facultad de Economía de la Universidad del Externado.

La flexibilización de las medidas de aislamiento y la reapertura progresiva de los sectores habría ayudado a la recuperación. Para los países del G20 el PIB tendría una caída de 4,1% este año y alcanzaría un crecimiento 5,7% para 2021; India, uno de los países más afectados, para 2020 caería -10,2%, sin embargo, tendría un crecimiento significativo para 2021 de 10,7%.

LOS CONTRASTES

  • Julián ArévaloDecano Facultad de Economía Universidad Externado

    “Lamentablemente, no todos los países han respondido de manera tan asertiva, por lo cual, seguramente, veremos grandes heterogeneidades en los ritmos de recuperación”.

China, la única economía que muestra un crecimiento para 2020 obtendría 1,8% y 8% para 2021; la proyección de Japón está en -5,8% para este año y de 1,5% para el próximo.

En cuanto al consumo de servicios que requieren una mayor proximidad entre los trabajadores y consumidores, como los viajes internacionales, la recuperación se ha visto más moderada de lo esperado.

Frente a las proyecciones y comentarios, Sebastián Trujillo, economista y consultor en asuntos Ocde señala que para entidad “los gobiernos deben ahora decidir qué sectores apoyar, dejando de lado el apoyo a empresas “zombies” que no van a sobrevivir y en cambio ahora deben comenzar a apoyar nuevas fuentes de crecimiento o empresas que sufren en el corto plazo pero tienen viabilidad futura”, añadió.

El turismo ha sido uno de los sectores que más ha sufrido con la crisis y la Zona Euro ha recibido el impacto por la ausencia de turistas. Según proyecta la Ocde, la caída para 2020 sería de 7,9% y en 2021 lograría un crecimiento de 5,1%; Italia con -10,5% para 2020 y 5,4% en 2021 y Francia con -9,5% en 2020 y 5,8% en 2021.

América Latina, que ahora alberga algunos de los países con más contagios del mundo también muestra cifras esperanzadoras para 2021.

Argentina, la más golpeada de la región y una de las naciones con mayor caída en los países analizados, presentaría una desaceleración de -11,2% y un crecimiento de 3,2% en 2021.

Brasil, que tiene la tercer cifra más alta de contagios tendría un descenso del PIB de -6,5% en 2020 y un crecimiento de 3,6% en 2021 y México, -10,2% en 2020 y 3% en 2021.

La Ocde no solo muestra un panorama más positivo aun en medio de la incertidumbre, sino que también reitera la importancia de que los gobiernos aprovechen la crisis para migrar hacia las economías verdes.

“Las autoridades tienen la oportunidad única de implementar planes de recuperación sostenibles que reactiven la economía y que generen inversión (...) para reconstruir una economía más eficiente y ecológica”, concluyó la economista jefe de la Ocde, Laurence Boone.

Recuperar la confianza será una necesidad

En las proyecciones de la Ocde para septiembre, se resalta la importancia de incrementar la confianza de los actores económicos de todos los niveles para lograr una recuperación más rápida a la que se ha venido llevando.

La entidad señala que esta podría mejorar más rápido de lo pensado si en los próximos meses las medidas de contingencia para mitigar el virus son mucho más leves en todas las regiones, o si el panorama para la distribución de un tratamiento o vacuna contra el covid-19 mejora. Esto podría incrementaría el gasto familiar y la inversión empresarial.