jueves, 13 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

Luego de 14 horas de reunión y tras 2 meses de haber pactado la creación de un supervisor único para los bancos, los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) acordaron que el Banco Central Europeo (BCE) se encargará de vigilar a las entidades del viejo continente.

Sin embargo, no hay consenso sobre las medidas a tomar para apretar a los bancos y evitar una nueva crisis financiera.

Pese a que aún no se ha cerrado la puerta para incluir dentro de la legislación del bloque las reglas de Basilea III, los Estados y el Parlamento europeo no han llegado a un acuerdo para endurecer los requisitos de capital que deben cumplir los bancos, para así reforzar la liquidez y evitar una situación como la actual.

Según los requerimientos del acuerdo de Basilea III, las entidades deberán tener reservas del 7% de los créditos concedidos o de las inversiones realizadas. Actualmente la norma está en 2%, lo que implicaría que los bancos deben triplicar su capital con respecto al que tenían antes de la crisis.

Para Camilo Pérez, investigador económico del Banco de Bogotá, “Basilea es bastante exigente y el aplazamiento de la decisión en Europa se da por conveniencia pues los bancos difícilmente podrían cumplir con esos criterios”.

“En este momento, la situación tanto de los Estados como de los bancos es bastante frágil y necesitan recuperar la economía. El canal de crédito es clave para eso. Si se restringe a los bancos pidiéndoles más capital, el proceso de soporte a la actividad económica va a ser más lento”, agregó.

Los nuevos poderes del bce
Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea acordaron la puesta en marcha de un supervisor único para los bancos, cediendo a todas las propuestas hechas por Alemania. Primero se aceptó que el Banco Central Europeo solo vigilará a las entidades con activos superiores a €30.000 millones o que representen más del 20% del PIB del país de origen.

En el acuerdo también se establece que se deberá supervisar mínimo a tres bancos por país miembro. Esto deja a las entidades pequeñas bajo la tutela de organismos nacionales, tal como lo quería Berlín. España y Francia habían advertido que se debía cubrir las 6.000 entidades de la zona debido a que podrían representar riesgos en algún momento, por eso también se aprobó que el BCE tenga la potestad de intervenir en entidades menores en caso de que lo considere necesario.

Dentro de las funciones y poder que tendrá el supervisor está conceder o retirar licencias bancarias, analizar adquisiciones e inversiones, investigar a las instituciones, sancionar financieramente a quienes no sigan las reglas y vigilar a los conglomerados financieros.

“El mercado estaba pidiendo, no solo el supervisor, sino una entidad al estilo Fogafin, que entre a solucionar los problemas de liquidez o insolvencia de los bancos y eso lo que hará es nivelar las reglas de juego para todas las entidades”, agregó Pérez.

El supervisor único entrará en operaciones el 1 de marzo de 2014, según el comisario europeo de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, mientras se prepara el reglamento y se contrata el personal necesario, el cual llegaría a casi 1.600 empleados nuevos de tiempo completo, para cumplir con esta nueva responsabilidad.

España esperaba una fecha más próxima por la recapitalización directa que estaba prevista para el 1 de enero de 2013. Con ésta, los dineros de los rescates serán entregados directamente a los bancos y no se sumarán a la deuda del país. Sin embargo, Alemania advirtió que la medida no se aplicaría retroactivamente.

El poder del presidente del BCE
Aunque el Banco Central Europeo concentrará la responsabilidad de la política monetaria y la supervisión bancaria, habrá una “clara y responsable” separación de estos poderes, según la canciller alemana, Ángela Merkel. De acuerdo con lo aprobado, un comité directivo se encargará de la vigilancia financiera y este responderá ante el consejo de Gobierno, constituido por los gobernadores de los bancos centrales de los países de la zona euro y el comité ejecutivo, encabezado actualmente por Mario Draghi. La Autoridad Bancaria Europea continuará realizando las reglas para las entidades del continente, pero ahora habrá garantías sobre cómo se tomarán las decisiones.

Las opiniones

Alfredo Barragán
Especialista en banca Universidad de los Andes

“A ningún banco le gusta que los vigilen, pero hay que tomar muchas medidas prudenciales para volver a la senda de crecimiento”.

Mariano Rajoy
Presidente de Gobierno de España

“Esto da certidumbre sobre el proceso europeo y, por tanto, lo celebro y seguiré trabajando para continuar avanzando en el futuro”.