Los gobernadores de California, Oregon y Washington dijeron que también habían llegado a un acuerdo para reiniciar negocios

Reuters

Nueve estados en las costas este y oeste de Estados Unidos dijeron el lunes que habían comenzado a planificar una lenta reapertura de sus economías y el levantamiento de estrictas órdenes de quedarse en casa, en medio de señales de que lo peor había pasado en la pandemia de coronavirus en el país.

Los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut trabajarán con Delaware, Pensilvania y Rhode Island en la coordinación para reabrir gradualmente sus economías, sostuvo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

"Nadie ha estado aquí antes, nadie tiene todas las respuestas", dijo Cuomo durante una conferencia telefónica abierta con sus cinco contrapartes. "Abordar la salud pública y la economía: ¿Qué es lo primero? Ambos son lo primero".

Los gobernadores de California, Oregon y Washington dijeron que también habían llegado a un acuerdo sobre un enfoque compartido para reiniciar negocios, aunque no dieron un cronograma firme y afirmaron que primero se guiarían por la salud de los residentes.

El presidente Donald Trump, en tanto, aseguró el lunes que cualquier decisión sobre la reapertura de la economía era suya. Las tensiones entre los gobernadores estatales y Trump han aumentado desde que el brote empeoró hace un mes y se comenzó a debatir sobre cuándo y cómo reiniciar la actividad económica.

"Es una decisión del presidente, y por muchas buenas razones", dijo Trump en Twitter. Luego escribió que su gobierno trabaja estrechamente con los gobernadores. "Una decisión mía, en conjunto con los gobernadores y el aporte de otros, ¡se tomará en breve!", afirmó después.

Líderes políticos dijeron que una reapertura de la economía podría depender de pruebas más generalizadas y advirtieron que levantar las restricciones de quedarse en casa demasiado pronto podría reavivar el brote. La Casa Blanca ha señalado el 1 de mayo como una posible fecha para aliviar las restricciones.

El número de muertos en Estados Unidos por Covid-19 superó el lunes los 23.000, según un recuento de Reuters, con un total de casi 570.000 casos. El país, con la tercera población más grande del mundo, ha registrado más muertes por COVID-19 que cualquier otro.

Pero las muertes informadas el domingo sumaron 1.513, el aumento más pequeño desde los 1.309 fallecidos el 6 de abril. La mayor cantidad de muertes, más de 10.000, se produjo en el estado de Nueva York, concentradas en y alrededor de la ciudad de Nueva York.

Cuomo dijo el lunes que "lo peor ya pasó" para su estado, pero advirtió que los avances logrados mediante el distanciamiento social podrían perderse si "hacemos algo estúpido" y se relajan las restricciones demasiado rápido.

Mientras, Wyoming reportó su primera muerte por el coronavirus, el último estado en informar un deceso.

Las estadísticas oficiales, que excluyen las muertes fuera de los hospitales, han subestimado el número real de personas que han sucumbido al Covid-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, dijeron expertos en salud.