miércoles, 5 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Economista - Ciudad de México

Una oleada de medidas regulatorias procompetitivas en América Latina amenaza la rentabilidad de América Móvil, la empresa de servicios móviles y principal negocio de Carlos Slim, quien tendrá que lidiar en lo sucesivo con agencias regulatorias estatales más fuertes y con gobiernos menos dispuestos a tolerar la expansión de firmas con amplio poder de mercado, expuso Bloomberg News.

Una ola de regulación en telecomunicaciones ha recorrido a América Latina en los pasados cuatro meses y el nuevo Presidente de México prometió estimular la competencia contra Slim. Igualmente, en Brasil, las instituciones que regulan la industria telefónica se están fortaleciendo; en tanto que políticos populistas en países como Argentina y Colombia están impulsando un cambio de reglas, estableció el servicio de noticias.

De hecho, indicó Bloomberg, las acciones que recientemente se han tomado en países como Brasil y México, que representan conjuntamente 65% de los ingresos de América Móvil, para acotar el poder de mercado de las subsidiarias de la empresa se han reflejado ya en la contracción de sus márgenes de rentabilidad.

'En Brasil, su margen de utilidad a en los tres trimestres de este año fue 24,6%, por debajo de 26,2% del período comparable del 2011. La misma cifra en México donde cayó a 45,6%, proporción menor que 48,6% del año pasado', argumentó.

Las medidas que ha tenido que enfrentar en los últimos meses van desde la prohibición de vender más planes de servicios móviles en determinadas regiones de Brasil hasta la exclusión parcial para participar en algunas subastas de espectro en Colombia, pasando por la decisión en Argentina de asignar frecuencias celulares a un consorcio estatal, cuando América Móvil era el candidato más fuerte a obtenerlas a través de una licitación.

En el caso de Colombia, la firma enfrenta incluso la propuesta de algunos legisladores de imponer un tope a la participación de mercado, el cual se fijaría en 30% y obligaría a Claro a deshacerse de gran parte de sus operaciones.

Bloomberg destacó la reducción de las tarifas de interconexión en Brasil y México (donde disminuyeron 50% el año pasado), así como la reciente victoria de la Comisión Federal de Telecomunicaciones en casos resueltos por la Suprema Corte en los que ésta confirma las facultades del regulador para fijar dichas tarifas.