lunes, 10 de febrero de 2014
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

La automotriz japonesa Nissan Motor Co superó las estimaciones de analistas al registrar su mayor incremento en ganancias en tres años, debido a que la debilidad del yen elevó la rentabilidad de su negocio de exportaciones y por la mejora en las ventas en China.

Nissan, al igual que sus compatriotas Toyota Motor Corp y Honda Motor Co, ha estado reconquistando ventas en el principal mercado automotriz del mundo desde que una disputa territorial entre China y Japón llevara a los consumidores chinos a boicotear bienes japoneses en septiembre del 2012.

Las ventas comenzaron a normalizase en el 2013, cuando Nissan y sus socio local Dongfeng Motor Group Co Ltd  vendieron un 17,2% más vehículos que el año anterior.

Eso ayudó a Nissan a registrar ganancias netas de US$824,73 millones en octubre-diciembre comparado a una media de US$573,944 millones estimada por seis analistas en un sondeo de Thomson Reuters I/B/E/S.

La cifra fue un 56,8% más que el mismo período el año anterior, en el incremento más fuerte desde el alza de un 78 por ciento en octubre-diciembre del 2010, mostraron datos de Thomson Reuters Eikon.

Nissan, la segunda mayor automotriz en volumen de ventas después de Toyota, mantuvo su panorama de ganancias para todo el año hasta marzo en 355.000 millones de yenes comparado a una estimación de analistas de US$3.554 millones.

La fabricante de autos de marcas Infiniti Y Datsun recortó su panorama hace tres meses en casi un 20%.

"En base a su fuerte línea de productos y la demanda actual del mercado, Nissan está manteniendo su estimación de ganancia para todo el año", dijo el presidente ejecutivo Carlos Ghosn en una declaración.

La automotriz también dijo que el margen de ganancia operacional para los nueve meses hasta diciembre fue de un 4,1%, en comparación a un 6,6% de Honda Motor Co y a un 9,7% de Toyota.

Globalmente, la automotriz vendió un récord de 5,1 millones de vehículos el año pasado, un 3,3% por encima del año pasado gracias en parte a la recuperación en China y al debilitamiento del yen.