.
BOLSAS

Nasdaq, S&P 500 y Nikkei, los más afectados desde que Putin empezó a mover tropas

sábado, 19 de febrero de 2022

Si bien la atención de los operadores ha estado en las tasas de la Fed y la inflación, una posible guerra dominará sus decisiones

Una vez más, el viejo continente se encuentra al borde de la guerra, esta vez por cuenta de Rusia y Ucrania. En medio del conflicto que se desataría “en cuestión de días”, según lo ha expresado el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, los mercados financieros han sido uno de los más afectados desde que Vladimir Putin decidió comenzar a mover tropas durante la segunda semana de diciembre del año pasado.

Las bolsas más golpeadas han sido las que operan en el país norteamericano, uno de los líderes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), organismo que se ha visto involucrado en medio de la disputa por una fracción del territorio ucraniano. De hecho, si se observa el comportamiento de los índices que miden el comportamiento del mercado entre el 17 de diciembre y el pasado viernes, el Nasdaq ha perdido 10,68%, mientras que el S&P 500 ha descendido 6,04%.

Ni China ni Europa Central se han salvado de las consecuencias de la tensión por la que transita dicha zona del mundo. El Nikkei, que mide las acciones en Japón, ha perdido 4,98% y el Euro Stoxx 50 ha cedido 2,09% de sus ganancias en el mismo periodo de tiempo. No obstante, mercados como el británico ha escalado 3,35%, al cual se han sumado índices como el Bovespa de Brasil, con 5,49%; Msci Colcap, 7,08% y el Kospi, con 9,05%.

Si bien en el radar de los operadores se han mantenido factores como el desarrollo de la pandemia del covid-19, la tasa de intervención de la Reserva Federal, los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la recuperación del empleo, una posible guerra ha captado en gran medida la atención de los traders, especialmente desde que se conoció un aumento significativo de tropas y armamento militar ruso en la frontera de Ucrania.

De forma directa, el mercado de las materias primas se ha visto fortalecido ante una posible escasez si estalla el conflicto. No en vano el barril de petróleo Brent podría alcanzar los US$120 a mitad de año.

La referencia europea se ha encarecido más de 21% en lo que va del año, mientras que el petróleo estadounidense se ha revalorizado 26%, lo que deja entrever que el mercado petrolero sigue muy ajustado y vulnerable a coyunturas internacionales complejas.

Recientemente, Bank of America estimó los riesgos políticos en el continente asiático que hoy mueven al mundo y el aumento de la demanda global a medida que las economías se recuperan de la pandemia serán determinantes.

Así mismo, algunos miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo y sus aliados (Opep+) están bajos de cuota, por lo que la evolución del precio de dicha materia prima también dependerá de los recortes de producción, o de si sancionan a Rusia con la no comercialización de la misma en caso de que ejecute su plan militar.

Entre tanto, los analistas también señalan que las economías latinoamericanas, como la colombiana, tendrán dificultades, ya que el aumento de los precios de la energía generará impactos negativos en el marco de una frágil recuperación financiera.

“La deuda de los países ha venido aumentando, y con los sobresaltos vistos en los mercados emergentes es muy probable que los elevados precios del petróleo sigan ejerciendo una presión adicional sobre la sostenibilidad y los flujos de caja de los Gobiernos”, dijo Edward Moya, analista senior de mercados en Oanda.

El poder y avance militar de Rusia

El Departamento de Estado de Estados Unidos calcula entre 160.000 y hasta 190.000 las tropas que envió Moscú a la frontera con Ucrania. Precisamente los informes que aparecieron en la madrugada del viernes fueron un sacudón que se sabía se iba a sentir en cuanto sonara la campana en Wall Street.

Sin embargo, Rusia ha negado en reiteradas oportunidades que tenga planes de atacar o invadir su país vecino. Aún así, varios gobiernos occidentales como EE.UU., Canadá y miembros de la Unión Europea han ordenado la salida de Ucrania de sus ciudadanos, y también han puesto sus tropas en alerta.

En concreto, Michael Carpenter, embajador de Estados Unidos ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (Osce), aseguró que Rusia habría acumulado nuevos efectivos militares en inmediaciones de la frontera.

De ser cierta la información, la movilización rusa equivaldría a casi la totalidad de las tropas militares ucranianas.

De acuerdo con el ranking de 2022 de Global Firepower, Ucrania apenas tiene 200.000 soldados disponibles activos, en comparación con los 850.000 efectivos rusos que se reportan en ese estudio.

Pero la superioridad rusa no solo se limita a la cantidad de soldados en sus filas, en general, el país cuenta con más unidades que Ucrania en todas las categorías desglosadas. Lo cuadruplica en cantidad de tanques con 12.420 unidades, frente a los 2.596 buques ucranianos; Rusia tiene 15 veces más flotas navales que Ucrania; y 16 veces más helicópteros de ataque.

Además, Rusia cuenta con un portaaviones, 70 submarinos y 15 buques destructores, artillería que Ucrania no tiene nada.

El conflicto entre las dos naciones se intensificó por la negativa de Rusia de permitir que Ucrania que integre como miembro de la Otan. Y es que este organismo actualmente es la principal alianza militar del mundo.

Tiene la capacidad de contar con casi 3,5 millones de efectivos, tropas y civiles combinados, según el sitio web de la organización. Cada estado miembro se compromete a contribuir con diferente peso e influencia estratégica.

Solo EE.UU., principal socio de la alianza atlántica, invierte más en defensa que el doble del resto de la Otan combinado, con un gasto para 2021 estimado en US$705.000 millones, según el Departamento de Defensa estadounidense.

Estos números dejan tres escenarios posibles en la escalada del conflicto, de acuerdo con el análisis de expertos de Loomis Sayles, filial de Natixis Investment Managers.

El primero es un conflicto congelado, en el que Rusia, Ucrania y la Otan podrían permanecer en un conflicto, sin que ninguna de las partes haga un movimiento que agrave significativamente la situación.

El segundo escenario es una invasión parcial, que implicaría que Rusia se apoderara de tierras en Ucrania o iniciara un ciberataque agresivo contra el país o sus aliados, en este caso EE.UU. podría llegar a aplicar algunas sanciones al país.

“Los mercados tendrían una fuerte reacción de riesgo y luego se normalizarían rápidamente una vez que esté claro que no se está produciendo una invasión total. Esperaríamos un repunte efímero de los bonos del Tesoro y del dólar estadounidense”, dice el texto.

Y el tercer escenario es una invasión total de Ucrania, en el que se podrían esperar sanciones más severas por parte de EE.UU. y la Otan. El Congreso de EE.UU. probablemente se alejaría del presupuesto “Build Back Better” en favor de un acuerdo bipartidista que aumente el gasto en seguridad militar, subiendo los impuestos.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Italia 25/09/2022 Los retos del nuevo Gobierno italiano están marcados por la deuda, energía e inflación

Las desigualdades entre las regiones del norte y del sur y la inestabilidad política son otros desafíos estructurales de Italia

Ucrania 25/09/2022 Otros siete barcos cargados de granos salen de los puertos ucranianos este domingo

Ucrania se quedó sin poder exportar a través del Mar Negro invasión tras la rusa del 24 de febrero hasta el acuerdo del corredor de cereales

Energía 22/09/2022 UE desconfía del tope amplio de precio del gas en plan para controlar crisis energética

La Comisión Europea publicará el próximo 28 de septiembre un documento que detalla los pasos futuros para aliviar la volatilidad

MÁS GLOBOECONOMÍA