Durante la firma de la VI declaración conjunta los países miembro reiteraron su compromiso con la crisis migratoria

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Chile, en su papel de presidencia pro tempore del Proceso de Quito, lideró la VI Reunión Técnica Internacional sobre la movilidad humana de ciudadanos venezolanos en la región.

Durante el encuentro se firmó la VI Declaración conjunta del proceso de Quito, Capítulo de Santiago, entre los embajadores de los países miembro y los representantes de la presidencia Pro Tempore, y se presentaron los compromisos que tendrán con los migrantes.

Ricardo Ortíz Vidal, punto focal de la presidencia Pro Tempore del Proceso, comentó que se desarrollarán mecanismos de cooperación regional para la atención oportuna de los derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes venezolanos.

Se reiteró el compromiso de respetar el derecho a la educación para esta población, con lo que se facilitará a los migrantes continuar con su formación educativa y lograr una vinculación laboral en trabajos dignos.

El Proceso buscará que se evalúe cómo está la población migrante respecto al contagio de VIH sida, con ayuda de las autoridades de cada país, y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Además, señaló sus esfuerzos para frenar la trata de personas y tomar acciones para los responsables de este delito.

Como conclusión, resaltó la importancia de compartir las buenas prácticas en materia de migración entre todos los países miembros y velar por la cooperación internacional con organismos especializados.

“Esa mano tendida que en su momento tuvo Venezuela hacia nuestros compatriotas, es la misma que todos tenemos hoy hacia los ciudadanos venezolanos”, concluyó el embajador Raúl Sanhueza, representante de la presidencia Pro Tempore.

Frente a la reunión el secretario general de la Comunidad Andina (CAN), Jorge Hernando Pedraza, reiteró la importancia y urgencia de recibir cooperación internacional para atender las dificultades originadas por el flujo migratorio.

“Hay 1 millón 764 mil migrantes venezolanos en Colombia; 829 mil en Perú; 362 mil en Ecuador y más de 10 mil en Bolivia, lo cual genera enormes impactos sociales, económicos, en la seguridad, salud, educación, en el empleo, e incluso en el ámbito cultural y políticos”, detalló.

Asimismo expresó el apoyo y solidaridad con los países de la región que han tendido esfuerzos para atender esta crisis migratoria. "Nos congratulamos porque la República del Ecuador, un país miembro de la CAN, haya ampliado la convocatoria a todos los países de la región, impulsando esta acción conjunta. Esto es el producto de la unión y de la integración”, concluyó Pedraza.

Finalmente, el Proceso de Quito anunció la construcción de una página web para compartir información, cifras y reportes sobre las actuaciones que han realizado los países miembro en materia de migración.