Argentina ofreció a sus acreedores un recorte de intereses del 62%, un período de gracia de tres años

Reuters

Los mercados financieros de Argentina finalizaron con mejoras el lunes luego de que el país sudamericano presentara su ambiciosa propuesta de reestructuración de deuda soberana, la cual fue rechazada por dos grupos de tenedores de bonos.

Argentina ofreció a sus acreedores un recorte de intereses del 62%, un período de gracia de tres años y una quita de capital del 5,4% sobre su deuda a reestructurar por unos 70.000 millones de dólares.

"Más allá de que las valuaciones de las propuestas reflejan muy fuertes quitas, la reacción de los bonos ley Nueva York sigue siendo positiva ya que los operadores apuestan a que sería recién la primera y que abriría un camino a la negociación", dijo Gustavo Ber, economista de estudio Ber.

Agregó que "dicho proceso buscaría no sólo mejorar las condiciones, sino, además, la visibilidad sobre la capacidad de repago a futuro -a través de un sólido programa financiero y fiscal- en busca de reducir la 'exit yield', aspectos indispensables para elevar las chances de aceptación de los acreedores".

El riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan , caía 38 puntos básicos a 3.458 unidades a las 17.00 hora local (2000 GMT), luego de finalizar el 2019 en 1.770 unidades. El referencial cayó unas 500 unidades el viernes.

Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil local cerraron con una mejora promedio del 2%, encabezados por las emisiones en dólares de mayor liquidez, luego de cerrar el viernes con una fuerte mejora del 7,3%.

"La oferta de reestructuración está sobre la mesa y lo que no sobra es tiempo. No hay margen así para errores. Se abre un período de unos 30 días para saber si la Argentina logra cerrar un acuerdo o si va a un nuevo default", dijo la correduría Portfolio Personal Inversiones.

El índice bursátil líder S&P Merval mejoró un 2,18%, a un cierre provisorio de 30.535,73 unidades por compras de oportunidad, en una mercado reducido y liderado por las mejoras de acciones del segmento financiero.

El peso en el mercado mayorista cayó un 0,18% a un renovado nivel mínimo histórico de 65,9775/65,98 unidades por dólar, en una plaza que mantiene una depreciación controlada por el banco central.

"En una rueda de bajo volumen negociado, la divisa norteamericana operó todo el día cristalizada en torno al precio de regulación fijado por el banco central", dijo Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de cambio y añadió que "la relativa escasez de la oferta genuina derivó en la activación de las ventas del banco central para abastecer pedidos de compra autorizados".

Por su parte, el peso en el segmento marginal se mantuvo sin mayores oscilaciones por encima de las 100 unidades por dólar, en una plaza muy reducida dada la cuarentena impuesta por el Gobierno hasta el próximo lunes por la pandemia de coronavirus.

La operatoria conocida como 'contado con liquidación' que sirve para fugar capitales mediante activos ante los estrictos controles cambiarios, operó en torno a los 105 pesos por cada dólar.