Las protestas frente al Capitolio se desataron, interrumpiendo una sesión conjunta del Congreso para contar los votos electorales 2020

WSJ

Los legisladores detuvieron el debate sobre la ratificación de la victoria del presidente electo Joe Biden en el Colegio Electoral en una sesión conjunta del Congreso, luego de que partidarios del presidente Trump irrumpieran en el complejo del Capitolio.

Tanto la cámara de la Cámara de Representantes como la del Senado quedaron fuera de sesión alrededor de las 2 pm después de que los manifestantes violaran el Capitolio. La policía envió un mensaje de correo electrónico advirtiendo de una amenaza a la seguridad en el frente oeste del edificio, instando a las personas que están adentro a mantenerse alejadas de las ventanas y puertas. "Si estás afuera, busca refugio".

Mientras la policía del Capitolio sacaba del piso a los líderes de la Cámara y la gente se apresuraba a cerrar las puertas de la cámara, el representante Dean Phillips (D., Minnesota) les gritó a los republicanos: "¡Esto es por ustedes!" Se podía ver a los partidarios de Trump caminando por los pasillos justo afuera de las puertas cerradas con banderas y gritando obscenidades.

Los acontecimientos sin precedentes se produjeron en un día en el que los aliados republicanos del presidente Trump desafiaron los resultados electorales de varios estados.

Fue parte de una última batalla para mantenerlo en el cargo después de dos meses de esfuerzos para persuadir a los funcionarios estatales y los tribunales de que revertieran su pérdida. Se dirigen al Congreso para tratar de descartar los votos electorales de varios estados durante una rara sesión conjunta el miércoles. Al poner a prueba la solidez del Colegio Electoral, el impulso también ha expuesto las fallas dentro del Partido Republicano y la polarización más amplia del país.

"Nunca nos rendiremos, nunca cederemos", dijo Trump a los partidarios reunidos en la Elipse cerca de la Casa Blanca alrededor del mediodía, mientras imploró al vicepresidente Mike Pence ya los republicanos que trabajaran para anular los resultados de las elecciones. "No concedes cuando hay un robo involucrado".

Pero Pence, en una carta publicada justo antes de presidir la sesión conjunta, rechazó las llamadas de Trump, y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, reprendió enérgicamente al presidente, diciendo que “si esta elección fuera anulada por meras acusaciones del bando perdedor, nuestra democracia entraría en una espiral de muerte ”.

Los funcionarios de la ciudad se habían preparado para una posible violencia en una repetición de los disturbios derivados de reuniones anteriores a favor de Trump. Mientras se desarrollaba el debate en los pisos de la Cámara y el Senado, una multitud de manifestantes irrumpió en el edificio de oficinas de Cannon House, lo que provocó que la policía ordenara una evacuación interna. Aproximadamente una hora después, el caos obligó a ambas cámaras a hacer un receso.

“Para aquellos que asaltan el Capitolio, estoy en el piso de la Cámara y no seré disuadido de mantener mi juramento, bajo Dios, a la Constitución por demanda de la mafia”, tuiteó el representante republicano Chip Roy de Texas.

Los 50 estados y el Distrito de Columbia certificaron sus resultados el mes pasado. Por lo general, el proceso de contar los votos electorales en el Congreso dos semanas antes de la inauguración es poco más que una ceremonia superficial, que dura menos de media hora. Pero el miércoles se espera que decenas de republicanos en la Cámara y 13 en el Senado se opongan al recuento de al menos tres estados: Arizona, Georgia y Pensilvania.

Según una ley de 1887, cualquier objeción de este tipo, siempre que esté respaldada por un miembro de la Cámara y un senador, desencadena dos horas de debate en cada cámara. Luego, los legisladores votan sobre si rechazar los votos del Colegio Electoral del estado en cuestión.

Sin embargo, es prácticamente seguro que los desafíos del miércoles no tendrán éxito ni en la Cámara controlada por los demócratas ni en el Senado gobernado por el Partido Republicano, donde los líderes del partido se han opuesto al esfuerzo y más republicanos dicen que no se unirán. Ambas cámaras habrían acordar descalificar los votos de un estado.

El presidente Trump ha culpado al fraude electoral por su derrota, pero no surgieron pruebas significativas que desafíen el resultado. El entonces fiscal general William Barr dijo el mes pasado que el Departamento de Justicia no había encontrado evidencia de un fraude electoral generalizado que pudiera revertir la victoria electoral de Biden.

Una vez que las cámaras se disolvieron para debatir una objeción planteada por un legislador de la Cámara y el Senado, la presidenta Nancy Pelosi (D., California) presidió la Cámara, mientras que Pence presidió el Senado.

"Creo que la táctica que estamos viendo hoy es muy decepcionante", dijo el miércoles el senador Mitt Romney (R., Utah) a los periodistas de Capitol Hill. “El presidente Trump ha faltado al respeto a los votantes estadounidenses, ha deshonrado el sistema electoral y ha deshonrado la oficina de la presidencia. Estoy seguro de que procederemos como exige la constitución y diremos la verdad a nuestros seguidores, quieran o no escucharla ”.

Para el senador Chris Murphy (D., Conn.), El miércoles será "un día realmente pesado", dijo en una entrevista.

"No estoy deseando que llegue", dijo Murphy, y agregó que los legisladores demócratas estarán preparados para desacreditar cualquier acusación específica de fraude planteada por los objetores republicanos. Dijo que la expectativa de los demócratas es que varios senadores republicanos se unan a ellos para contrarrestar los argumentos de los opositores. Planea hablar en respuesta a la segunda objeción. "Esta será una refutación bastante bipartidista de las afirmaciones de estos insurrectos", dijo Murphy.

Entre los republicanos que planean hablar se encuentra el senador Pat Toomey, quien defenderá la legitimidad de los votos electorales desde su estado natal de Pensilvania.

“Hay un tema realmente importante aquí, que es, ¿el Congreso tiene la autoridad constitucional y la responsabilidad de juzgar los diversos procesos electorales estatales? Y creo que la respuesta clara e inequívoca es no, no lo hacemos ”, dijo el martes Toomey en la radio WSBA.

Dijo que la Constitución otorga a los estados la responsabilidad de realizar elecciones. Criticó a los colegas republicanos que, según dijo, están sugiriendo que el Congreso debería estar en la posición de decidir qué estados pueden votar y cuáles no en el Colegio Electoral.

“En primer lugar, eso es completamente inconstitucional”, dijo el Sr. Toomey, “pero en segundo lugar, ese sería el fin del Colegio Electoral. Quiero decir, seamos claros: si el Congreso decide qué estados votan y cuáles no, eso significa que el Congreso elige al presidente. El pueblo estadounidense no quiere que el Congreso elija al presidente. Quieren tener una elección en la que elijan ".

Los senadores republicanos que lideran los desafíos del miércoles han evitado decir que su intención es mantener a Trump en el cargo por otros cuatro años, a pesar de que Trump ha dejado en claro que ese es su propio objetivo.

“Tengo una gran cantidad de personas en mi estado que dicen, sé que no podemos revocar una elección, no deberíamos revocarla. ¿Qué podemos hacer? ”, Dijo el Senador James Lankford (R., Oklahoma).

Lankford dijo que él y los demás opositores republicanos en el Senado están tratando de encontrar la mejor manera de abordar la desconfianza de sus electores en los resultados de las elecciones de una manera que sea consistente con la Constitución. "Realmente hay millones de personas en todo el país que realmente sienten que algo salió mal en esta elección", dijo. “Y su percepción es que hay un grupo entero en la clase política, en la clase de los medios que les dice que se sienten y se callen. No les gusta que les digan que se sienten y se callen ".