El empresario tenía 3,45% de las acciones del Banco Popular;la inversión de Luksic fue de alrededor de US$120 millones

Diario Financiero - Santiago

El empresario y uno de los máximos accionistas del holding Quiñenco, Andrónico Luksic, parece estar decidido a seguir dando la batalla legal para recuperar la inversión que hizo en el desaparecido Banco Popular de España, hoy en manos de Santander.

A través de la sociedad Aeris el empresario poseía el 3,45% de las acciones del Banco Popular, en el que había invertido unos US$ 120 millones aproximadamente, momento de la resolución (liquidación) de la entidad financiera en 2017,.

Tras la debacle financiera de la entidad y la posterior absorción por parte de Santander España -que pagó 1 euro-, Luksic inició una travesía para recuperar su dinero.

Sin embargo, en agosto de 2018 la Junta Única de Resolución (JUR) europea decidió no compensar a los accionistas y acreedores del Banco Popular afectados.

En aquel momento la autoridad basó su determinación en un informe que concluyó que los inversionistas habrían sufrido pérdidas mayores si se hubiese seguido un procedimiento de insolvencia.

La consultora Deloitte calculó que, dependiendo del escenario, las pérdidas para los acreedores habrían sido en el mejor de los casos de 23.400 millones de euros y en el peor, de 34.100 millones de euros, frente a los 11.400 millones euros que perdieron con la resolución.

Las gestiones en Luxemburgo
La ruta de Luksic para recuperar su dinero llegó a Luxemburgo cuando a inicios de octubre de 2019 Aeris presentó un recurso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que realizara un informe final de valorización del Banco Popular.

Sin embargo, el 10 de octubre de 2019, el Tribunal rechazó la solicitud. Los abogados de Luksic, encabezados por Roberto Vallina, del estudio Roca Junyent, volvieron a la carga y presentaron una nueva acción a fines de octubre, que fue publicada en el Diario Oficial del Tribunal el 24 de enero de 2020.

En el escrito los abogados de Luksic insisten en la procedencia de realizar una valorización del exBanco.

“El acto impugnado tiene efectos de Derecho obligatorios frente a dicha parte, en la medida en que impide a Aeris el acceso a informaciones recientes y completas sobre la situación contable de una entidad de la que Aeris poseía el 3,45 % de las acciones”, señaló el recurso.

En conversación con DF, Vallina explicó que “el Tribunal rechazó la solicitud, argumentando que el recurso no era admisible y no procedía porque no tenía un valor jurídico vinculante, pero nosotros pensamos que sí lo tiene, porque ese informe acabaría determinando si se tiene derecho o no a una indemnización para los accionistas”.

Según Villena, uno de los elementos que motivan el recurso es que cuando la JUR contrató los servicios de Deloitte, la consultora estableció en informe provisional que el Banco Popular tenía tres posibles valorizaciones: -8.000 millones de euros; otra de -2.000 millones de euros y una de 1.600 millones de euros.

“La amplitud y horquilla de las cifras era muy amplia en ese informe provisional y una de esas valorizaciones era positiva”, indicó.

Los pasos a seguir: casación y fondo del caso
Los próximos pasos a seguir en materia judicial son concretos. De hecho, Vallina dijo que presentaron un recurso de casación ante el Tribunal, “y entendemos que la autoridad europea responderá en los próximos días”.

“Después el Tribunal decidirá si quiere una vista, un segundo turno de escritos de alegaciones o si queda en vistos para oír sentencia”, añadió.

En el caso de aceptar el recurso de casación, Vallina explicó que el siguiente paso sería que esta arista vuelva a una primera instancia para que se analice si fue o no legal realizar el informe final de valorización que reclama Luksic.

“Es un tema procesal donde se debate si cabe o no un recurso contra la decisión de no hacer el informe definitivo”, acotó.

Sobre el fondo del asunto, esto es, si fue ilegal la intervención del Banco Popular, afirmó que “la parte escrita final ya está finalizada y los jueces previsiblemente convocarán a las partes a una vista oral en una audiencia a lo largo de este año”.