Esto debido al impacto que ha tenido el covid-19 en la economía mundial y afirman que la situación prepandemia era mejor que la de la crisis de 2000

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

En Fondo Monetario Internacional, FMI, resaltó que las perspectivas externas son inciertas y que a pesar de que prevé una leve contracción de los desequilibrios mundiales para este año, algunas economías podrían presentar una caída de sus saldos en cuenta corriente que superaría 2% del PIB.

Esto sería, según la entidad, para las economías que son dependientes de factores que se han visto gravemente afectados como lo son el petróleo y el turismo, o que necesitan de las remesas. Las afectaciones podrían implicar efectos a largo plazo y ajustes económicos en los países.

A nivel mundial, el FMI afirmó que pronostica “una reducción más limitada de los saldos en cuenta corriente que la registrada tras la crisis financiera mundial hace una década”, esto reflejaría también que los desequilibrios mundiales que había antes de la crisis, no eran tan graves como los que se presentaban durante el auge de precios de las viviendas y los activos a mediados de los años 2000.

Por otro lado, al principio de la pandemia se vio una salida de capital con fuertes depreciaciones de la moneda en diversas economías, sobre todo en mercados emergentes y en desarrollo, debido a las condiciones de financiamiento externo que fueron más restrictivas.

Aún así, las respuestas de política fiscal y monetaria, especialmente en economías avanzadas han promovido que los inversionistas tengan un parte de tranquilidad a nivel mundial, “con cierta relajación de los fuertes movimientos iniciales de las monedas”, según el FMI.

A pesar de esto, no hay plena confianza pues persisten los riesgos de nuevas olas de contagio, así como resentimientos económicos, además de la reanudación de las tensiones comerciales.

Daniel Leigh, subjefe de división en el departamento de estudios del FMI, afirmó que “estimamos que cerca de 40% de los déficits y superávits mundiales en cuenta corriente fueron excesivos en 2019 y, como en los últimos años, se concentraban en economías avanzadas”.

La entidad cree que de los déficits y superávits en cuenta corriente en 2019 fueron inferiores a 3% del PIB mundial, y prevén que este año habrá “solo una nueva contracción de 0,3% del PIB mundial, una disminución más moderada que la registrada tras la crisis financiera mundial 10 años atrás”.