El giro alcista que adopta el precio del petróleo impulsa la cotización del barril de WTI hasta el entorno de US$50

Diario Expansión - Madrid

El precio del petróleo se aleja de golpe de sus mínimos de dos años y medio. Las expectativas de una acción coordinada de los bancos centrales y los recortes adicionales que anunciará esta misma semana la Opep disparan las subidas.

En menos de 48 horas la cotización del barril de Brent ha pasado de los US$49 hasta rozar los US$54. La subida alcanza por momentos el 9%, y aleja su cotización de sus mínimos desde el verano de 2017.

A pesar de la magnitud del rebote, lejos quedan aún la barrera de US$60 que llegó a rozar el pasado 20 de febrero, antes del desplome sufrido a causa de las crecientes alertas sobre el impacto económico del coronavirus.

El giro alcista que adopta el precio del petróleo impulsa la cotización del barril tipo West Texas, de referencia en EE.UU., hasta el entorno de los US$50.

Los operadores del mercado del petróleo han frenado en seco las ventas de sesiones anteriores, en paralelo al alcance cada vez más global del coronavirus, a una toma de posiciones acelerada. Las compras, como suceden en otros mercados financieros, resurgen al calor de las expectativas de unos inminentes estímulos monetarios por parte de los principales bancos centrales para paliar los efectos económicos del coronavirus. La introducción de nuevos estímulos podría ayudar a reactivar el crecimiento y, por extensión, la demanda de crudo.

El petróleo recibe además un estímulo propio para acelerar las subidas. La Opep ultima la puesta en marcha de un nuevo recorte adicional de su producción, en unas cifras, además, superiores a lo barajado hasta hace pocas fechas. La cumbre de la Opep prevista para finales de esta misma semana, para los días 5 y 6 de marzo.

De acuerdo con las fuentes citadas por Reuters, las últimas novedades sobre las reacciones de los mercados a la propagación del coronavirus han llevado a la Opep y a aliados como Rusia a elevar el recorte adicional de su producción hasta el entorno del millón de barriles diarios. En semanas anteriores la propuesta rondaba los 600.000 barriles.

El recorte adicional que ultima la OPEP podría ayudar a reducir el incipiente repunte de los inventarios de crudo. Los datos que se publicarán hoy en EE.UU. podrían reflejar un incremento de las reservas de crudo por sexta semana consecutiva.