La producción industrial del país cayó 33,5% por la pandemia del covid-19 durante el cuarto mes del año, según datos de Indec

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El gobierno argentino continúa buscando caminos para salir de la crisis que afronta el país, por lo que los inversionistas están a la espera de los resultados de la reestructuración de la deuda soberana. Según información de Reuters, “ante la perspectiva favorable de un acuerdo con los acreedores, pareciera que le queda recorrido a los bonos soberanos en dólares. Aunque habría menos jugo que en el pasado reciente (...)”.

A pesar de la favorabilidad que tiene el nuevo plan de reestructuración de la deuda y que el gobierno logró extender el plazo de negociación hasta el 12 de julio de este año, las acciones y los bonos soberanos de Argentina retrocedieron durante la jornada de ayer. “El índice S&P Merval cerró con baja de 0,4%, ante esperadas tomas de utilidades luego de acumular un alza superior a 15% en las anteriores tres sesiones de negocios”, citó la agencia.

La jornada también se vio afectada porque las autoridades argentinas informaron que la producción industrial del país se derrumbó 33,5% durante abril por la pandemia del nuevo coronavirus. Este desplome fue jalonado por el segmento de automotores y otros equipos de transporte.

De acuerdo con información compartida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), “las limitaciones operativas producto del aislamiento social, preventivo y obligatorio afectaron sustancialmente el nivel de actividad de la mayoría de las subclases de la industria manufacturera. Abril es el mes en que se ha registrado la peor caída en la producción industrial desde la década de 1990”.

Además de esto, Reuters informó que “el índice de la serie desestacionalizada muestra una variación negativa de 18,3% respecto al mes anterior, señaló el ente de estadísticas, que añadió que la producción en los primeros cuatro meses registró una caída de 13,5% respecto a igual período del año previo”.

Estos datos a la baja no afectaron el comportamiento del precio del peso argentino que cerró estable ante el dólar.