El FEM concluye que es fácil centrarse en el impacto local que pueden tener las empresas emergentes para satisfacer las necesidades

Sebastián Montes

Las empresas han sido los actores más golpeados por la pandemia del covid-19, principalmente aquellas que apenas están comenzando su actividad. Ante esta perspectiva, los gobiernos juegan un rol vital a la hora de brindarles apoyo y garantizar su supervivencia.

Según el Foro Económico Mundial (FEM), una de las ciudades que ha logrado convertir el escenario actual en una oportunidad para las empresas emergentes es Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, donde se incluyó un plan de garantía de crédito para las Pyme de US$816 millones gestionado por la Oficina de Inversiones de la ciudad, además tienen exenciones de impuestos y seguros, exenciones y reducciones de tarifas.

Las iniciativas de la ciudad han incluido el apoyo a los sectores de turismo y entretenimiento a través de una suspensión de tarifas y reducciones en el alquiler.

Con base en dicha perspectiva, el FEM reveló cinco desafíos que las ciudades alrededor del mundo deben tener en cuenta a la hora de ayudar a las empresas emergentes.

En primer lugar, la institución aboga por otorgar apoyos especiales para la financiación de las pequeñas y mediana empresas, teniendo en cuenta su dificultad para acceder a préstamos, incluso en condiciones económicas normales.

También se aboga por tener en cuenta a las Pyme en los planes de sostenibilidad de las ciudades con el propósito de diversificar la economía y generar rendimientos financieros.

Esto también se piensa en medio de una coyuntura donde los pequeños empresarios deben financiar sus negocios con apoyo de amigos y familiares, sumando la dificultad que representa conseguir dichos ingresos en medio de una recesión mundial.

La ejecución de dichos proyectos implica “trámites burocráticos que consumen mucho tiempo y sorpresas desagradables”. En el caso de Abu Dhabi, hasta 30% de las empresas de nueva creación no consiguen abrir una cuenta bancaria.

El FEM concluye que es fácil centrarse en el impacto local que pueden tener las empresas emergentes para satisfacer las necesidades inmediatas.