viernes, 14 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Expansión - Madrid

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) acordaron la adopción de una propuesta para crear Mecanismo Europeo de Liquidación de entidades financieras con problemas en 2014, que deberá ser financiado completamente por el sector financiero. Esta medida supondrá el segundo pilar de una unión bancaria europea.

El primero fue acordado en la madrugada del jueves por los ministros de Economía de la UE (Ecofin), que decidieron otorgar al Banco Central Europeo el poder de supervisión directo sobre 200 de los mayores bancos de la zona euro y, potencialmente, de los 5.800 restantes.

La Comisión Europea remitirá en 2013 una propuesta para un Mecanismo Único de Liquidación de entidades, “con la intención de que sea adoptada durante el actual ciclo parlamentario” (que finaliza en junio de 2014).

Según Mario Draghi, presidente del BCE, este instrumento estará listo para cuando el supervisor financiero único asuma sus responsabilidades, en marzo de 2014.

El texto del acuerdo especificia que este mecanismo “se basará en contribuciones del sector financiero e incluirá mecanismos efectivos de apoyo” con dinero público. Pero luego, añade que este mecanismo de apoyo debe ser “fiscalmente neutral a medio plazo, y debe asegurarse de que la ayuda pública es recuperada mediante impuestos aplicados a posteriori a la industria financiera”.

Los mandatarios además se comprometieron a definir el marco operativo de la recapitalización directa de bancos antes de junio 2013, lo que incluye una definición precisa de qué se debe considerar “activo heredado”.

En el ámbito de la mayor integración económica, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, presentará en el primer semestre una propuesta para crear contratos vinculantes que comprometan a los Estados con sus reformas estructurales.

La dependencia entre entidades y Estados
Los 27 países de la Unión Europea consideran “imperativo” romper el círculo vicioso entre los bancos y los Estados. Para ello, pidieron que se acuerde antes de junio de 2013 un marco operativo para que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) pueda recapitalizar directamente entidades una vez que el supervisor financiero único funcione de forma efectiva.

Este marco operativo debe incluir una definición de lo que se consideran “activos heredados”. Este es un tema clave para España porque los bancos recapitalizados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) con dinero del Mede podrían entrar en esta categoría y en función del tratamiento que se de a estos “activos heredados”, España podría liberarse completamente de los costes financieros del rescate bancario y reducir el índice de su deuda pública.