La producción industrial experimentó en el tercer mes del año una caída de 10,4% en relación al mes inmediatamente anterior

Diario Financiero

La producción industrial de la zona euro registró en marzo un desplome sin precedentes al retroceder 11,3% respecto del mes anterior, cuando había bajado 0,1%, como consecuencia de las medidas de confinamiento implementadas en los países de la región para contener la pandemia de covid-19, mientras que en comparación con marzo de 2019 el descenso fue de 12,9%, según informó Eurostat.

En el conjunto de la UE, la producción industrial experimentó en el tercer mes del año una caída de 10,4% en relación a febrero, cuando se había mantenido estable. En comparación con el mismo mes de 2019, la producción industrial de los Veintisiete bajó 11,8%.

Entre los países de la UE, los mayores descensos mensuales de la producción industrial se observaron en Italia (-28,4%), Eslovaquia (-20,3%) y Francia (-16,4%), mientras que los repuntes más significativos correspondieron a Irlanda (+15,5%), Grecia y Finlandia (ambos +1,9%).

En comparación con marzo de 2019, los mayores retrocesos de la producción industrial correspondieron a Luxemburgo (-32,7%), Italia (-29,3%) y Eslovaquia (-19,6%). Por su parte, los aumentos más significativos fueron los de Irlanda (+25,3%), Malta (+5,7%) y Finlandia (+2,8%).

En el caso de España, la producción industrial registró en marzo una bajada mensual de 11,9%, tras haber caído dos décimas en febrero, mientras que el retroceso interanual fue de 12,6%.

Respecto a febrero, la producción de bienes de consumo duraderos en la zona euro cayó 26,3%, la producción de bienes de capital 15,9% y la de bienes intermedios 11%, mientras que la producción de energía retrocedió 4% y la de bienes de consumo no duraderos cayó 1,6%.

En términos interanuales, en la zona euro la producción de bienes de consumo duraderos retrocedió 24,2% y la de bienes de capital 21,5%, mientras que la de bienes intermedios bajó 11,8% y la de energía 6,7%. Por su parte, la producción de bienes de consumo no duraderos disminuyó 0,8% interanual.