El barril de petróleo se cotizó al finalizar la tarde del jueves en US$45,7 la referencia WTI y el Brent cerró en US$48,7 por barril

Bloomberg

La Opep y sus aliados (Opep+) estaba discutiendo una propuesta para aliviar gradualmente sus recortes de producción de petróleo el próximo año, buscando resolver las divisiones que surgieron en el núcleo del cartel durante varios días de negociaciones conflictivas.

Las conversaciones se centraron en una propuesta para que el cartel agregue 500.000 barriles por día al mercado en enero, lo que podría ser seguido por aumentos de suministro de tamaño similar en los meses siguientes, dijeron los delegados. Eso modificaría el acuerdo actual, que permite que el suministro aumente en 1,9 millones de barriles por día desde el primero de enero.

Los ministros avanzaban poco a poco hacia un acuerdo, dijeron, pero había señales de que persistían los desafíos. La reunión del jueves, que ya se había pospuesto dos días para permitir más tiempo para las conversaciones, comenzó casi dos horas tarde. El ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, no presidió la sesión como de costumbre, dejando al vice primer ministro ruso, Alexander Novak, solo para dirigir los procedimientos, dijeron los delegados.

“Entendemos que todos los ojos están puestos en nosotros hoy”, dijo Novak en su discurso de apertura. “Estoy más que seguro de que tomaremos una decisión bien fundamentada y equilibrada”.

Una relajación gradual de los recortes de suministro no alcanzaría lo que se había esperado ampliamente antes de esta semana: un retraso total de tres meses para el aumento de producción de 1,9 millones de barriles por día programado para enero. Sin embargo, la propuesta también evitaría una ruptura total de la unidad de la Opep +, que se había convertido en un riesgo creciente después de días de tensas conversaciones que expusieron una brecha entre los miembros centrales del cartel, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

El petróleo cambió poco cerca de los US$48 el barril en Londres con la referencia Brent.

Las propuestas, si son aceptadas por toda la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, modificarían el histórico acuerdo de recortes que ha apuntalado la recuperación de los precios del petróleo este año. Un acuerdo pondría fin a una tensa ronda de conversaciones que ha puesto a prueba la unidad y la credibilidad de la Opep +.

“Los ministros se están acercando cada vez más a un compromiso que debería romper el estancamiento”, dijo la cofundadora de Energy Aspects Ltd., Amrita Sen, en una nota antes de que comenzara la reunión. “Los funcionarios de la Opep + están debatiendo un ajuste más limitado al acuerdo actual que el retraso propuesto de tres meses”.

Posición rusa

Es importante destacar que es probable que el acuerdo mantenga el mercado del petróleo en déficit durante el primer trimestre, lo que permitirá a la Opep drenar inventarios abultados. Si el grupo hubiera seguido adelante con el aumento total de 1,9 millones de barriles por día el 1 de enero, los economistas del cartel calcularon que el mercado se habría convertido en superávit.

LOS CONTRASTES

  • Alexander NovakViceprimer ministro ruso

    “Entendemos que todos los ojos están puestos en nosotros hoy. Estoy más que seguro de que tomaremos una decisión bien fundamentada y equilibrada”.

Una reducción más suave de los recortes podría ofrecer un compromiso potencial después de días de conversaciones, ofreciendo algo a los miembros que están preocupados por la fragilidad del mercado en medio de una segunda ola del virus, y también a las naciones que están impacientes por aumentar la producción.

La Opep + rescató el mercado del petróleo este año de una caída sin precedentes, recortando la producción a medida que la pandemia aplastó la demanda. Si bien el crudo ha aumentado en las últimas semanas, una nueva ola de infecciones de virus está afectando a la economía.

Las frenéticas conversaciones a principios de esta semana plantearon el fantasma de que el acuerdo se desmorona, lo que hundiría los precios y golpearía a una industria que se extiende desde pequeñas naciones como Gabón hasta gigantes corporativos como Exxon Mobil Corp.

La intensidad de la pelea entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos tomó por sorpresa a los observadores de la Opep, ya que ambos han sido aliados acérrimos durante mucho tiempo. Pero Abu Dhabi ha seguido una política petrolera independiente y quiere bombear más.

Durante el verano, la impaciencia de Abu Dhabi lo llevó a dejar de lado su habitual obediencia a la disciplina de los cárteles y bombear más crudo de lo que permitía su cuota. Los saudíes estaban furiosos y convocaron al ministro de Energía de los EAU, a Riad a una reprimenda pública.