El precio del WTI ha retrocedido más de 70% en los primeros cuatro meses del año y la referencia Brent se ha desplomado más de 60%

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Luego de las fuertes caídas que registraron los precios del petróleo durante abril, los analistas prevén que a partir del 1 de mayo el mercado del crudo iniciará una nueva era gracias a la puesta en marcha de los recortes anunciados por la Opep de casi 10 millones de barriles diarios y los reinicios de algunas economías.

El buen augurio para el futuro del petróleo parte de que en los últimos tres días este commodity ha cerrado en verde. Una muestra de esto es que el WTI se ubicó en US$19,01 y el Brent en US$25,27 hacia las 3:00 p.m. de ayer. Esto se traduce en un aumento de 4% y 2,7% en cada referencia, respectivamente, según Bloomberg.

Con base en este panorama, Julio César Vera, expresidente de Acipet, aseguró que “ayer era un día clave para ver el cierre de los contratos de mayo del Brent. Parece que el mercado está asimilando bien el hecho de que la oferta se empieza a reducir por el acuerdo Opep+ y que el mundo se empieza abrir, por lo que no parece que los precios volverían a caer como la semana pasada”.

Además de lo anterior, el experto explicó que los precios se van a ir estabilizando a medida que se empiecen a sumar más países a la reapertura económica, ya que mientras se continúe con los aislamientos se va seguir teniendo una gema volatilidad. “Entre junio y julio deberíamos tener un precio más estable sobre los US$40 por barril”, dijo.

A pesar de esta mejora en los precios del petróleo, los analistas estiman que es muy complejo que este año, inclusive el próximo, el crudo vuelva a los niveles con los que inició el año, ya que el precio del WTI ha retrocedido más de 70% en lo corrido del año y la cotización de Brent se ha desplomado más de 60% en el mismo periodo.

A cerca de esto, Germán Espinosa, presidente ejecutivo de Campetrol, aseguró que “el panorama actual del mercado de crudo es complejo, y tiene muchas aristas alrededor que dificultan establecer un pronóstico. Las posiciones en el mundo son diversas, pero coinciden en que, en lo que resta de 2020, no será posible retomar la tendencia de precios observada al iniciar el año. La EIA anticipa que hasta finales de 2021 habrá exceso de crudo, y que el precio terminará el año en promedio en US$33,3 el barril”.

La sobre oferta que plantea la agencia llevará a que el precio del crudo se ubique aproximadamente en promedio en US$45,5 cada barril. “Esta proyección no tiene en cuenta los recientes acuerdos de la Opep+ y el G20, por lo que los escenarios podrían modificarse en su próxima publicación al inicio de mayo”, añadió Espinosa.

LOS CONTRASTES

  • Julio César VeraExpresidente de Acipet

    “Pareciera que el mercado está asimilando bien el hecho de que la oferta se empieza a reducir por el acuerdo Opep+ y que las economías se empiezan a reabrir”.

Si las anteriores proyecciones se llegaran a cumplir y sumado a los malos resultados del primer semestre, será difícil que las empresas del sector tengan buenos resultados durante al cierre de 2020. Se espera que en 2021 logren estabilizarse, dijo César Vera, quien agregó que, por ejemplo, para “Ecopetrol sería un buen año, si logra en el segundo semestre equilibrar sus resultados”.

Sobre las compañías del sector en el mercado local, Espinosa dijo que “la clave estará en mantener una austeridad en el gasto, favoreciendo el flujo de caja, así como disciplina de capital y eficiencia de capital. Estar preparados para cuando el mercado inicie su ciclo de recuperación y seguir trabajando de la mano del gobierno, la industria y el territorio”.

Una muestra del impacto que ha tenido la pandemia en las principales petroleras de la región se refleja en que Petróleos Mexicanos (Pemex) tuvo una pérdida neta de 562.250 millones de pesos mexicanos (US$23.368 millones) en el primer trimestre de 2020, monto que supera a toda la pérdida acumulada el año pasado, informó El Economista.

Pero, hay quienes han visto esta coyuntura como una oportunidad como es el caso de Ben van Beurden, presidente ejecutivo de Shell, quien aseguró a Reuters que “tratan de tocar lo menos posible la división de Nuevas Energías y eso es básicamente porque todavía creemos que hay una transición energética en marcha que puede incluso acelerarse”.

Autoridades de EE.UU. buscan soluciones
Uno de los mayores desafíos que enfrenta la industria petrolera es la falta de espacio para almacenar crudo. Esta fue una de las razones que llevó a que el WTI cayera al terreno negativo el mes pasado, por lo que el gobierno de EE.UU. anunció, mediante un comunicado, que están explorando la capacidad potencial de almacenar varios cientos de millones de barriles más. Para ello comunicarán en los próximos días qué se puede hacer.