Las alertas sobre su impacto económico se agravan de nuevo, y las caídas superan el 3% en el Ibex

Expansión - Madrid

El coronavirus continúa condicionando la actividad en los mercados financieros. Pero a diferencia de semanas anteriores, esta vez los focos no están puestos en su ritmo de contagio en China. Las mayores alertas proceden ahora de la propagación de la epidemia en otros países desarrollados. En Asia destaca la rápida extensión del virus por Corea, aunque las mayores novedades desde el pasado viernes se concentran en Italia. El país ha activado todas las alertas ante las incógnitas que genera el origen y las causas de una propagación tan rápida del coronavirus en los últimos días. Las restricciones en carreteras y aeropuertos en un país como Italia multiplican los temores a un impacto más acusado aún de lo previsto a causa del coronavirus. Después de comprobar las últimas novedades sobre el virus, los analistas de Natixis destacan que "a nivel global el impacto económico es más grave de lo esperado".

En una jornada festiva en Japón, la Bolsa de Shanghai ha limitado sus bajadas a 0,3%. El foco esta vez de las alertas por el coronavirus se desplaza hacia otros países asiáticos como Corea del Sur, donde el índice Kospi de Seúl se ha desinflado 3,87%, y hacia Europa.

La renta variable europea sucumbe a las presiones bajistas, mucho más acusadas en Italia. La Bolsa española no escapa a este vendaval bajista. Después de perder 0,7% en la semana pasada, los descensos superan por momentos 3% en el Ibex, camino de su peor sesión desde el desplome histórico (-12,35%) sufrido con el referéndum del Brexit de junio de 2016. La magnitud de este correctivo acaba con más de la mitad de lo ganado en el año, borra los 9.800 puntos, los 9.700 y provoca mínimos intradía por debajo de los 9.600.

Los valores más ligados al turismo vuelven a sufrir las presiones bajistas derivadas de la rápida propagación del coronavirus en países cada vez más cercanos como Italia. La aerolínea IAG, el gestor aeroportuario Aena y el proveedor de servicios para el sector aéreo Amadeus destacan entre los mayores damnificados si aumentan las restricciones adoptadas en países como Italia. En el Continuo el desplome supera por momentos el 10% en eDreams. Entre las empresas vinculadas al turismo destacan también las caídas de las hoteleras Meliá y NH.

El freno adicional que podría provocar el coronavirus en la economía europea complica la jornada para valores ligados a las materias primas como Repsol, ArcelorMittal y Acerinox, para empresas industriales como Cie y Ence, y para el conjunto de los bancos, que podrían resentirse de los síntomas de mayor debilidad en la economía. Entidades como Bankia, Sabadell y Santander lideran el correctivo a la banca.

Todo un peso pesado del Ibex como Inditex registra caídas que alcanzan por momentos el 4%. La propagación del coronavirus se acelera fuera de las fronteras de China, su segundo mercado, en especial en países como Japón, Corea e Italia. Estos tres últimos mercados suman cerca de 600 tiendas de Inditex, una cifra similar a las que ostenta en China. Las acciones de Inditex reducen su margen por encima del nivel de los $30 euros. A pesar de sufrir una de las caídas más moderadas del Ibex en la sesión de hoy, Telefónica registra mínimos intradía por debajo del soporte de los $6 euros por acción.

Las Bolsas europeas inician la semana con un severo correctivo, próximo a 3%. Las referencias de Wall Street tampoco ayudan a moderar la oleada bajista, al anticipar caídas de entre 2% y 3%. De los casos aislados de coronarivus en los distintos países europeos se ha pasado este fin de semana a un estado de alerta en Italia. Las medidas adoptadas para intentar frenar la expansión de la epidemia implican trabas económicas que podrían hacer mella en el crecimiento, y en la actividad de las empresas cotizadas. En una sesión que incluye la publicación de un índice IFO de confianza empresarial en Alemania superior a lo esperado, el temor a las consecuencias del coronavirus desinfla sobre todo al índice Mib italiano, con pérdidas superiores a 4%.

Los bancos italianos borran de golpe las subidas logradas la semana pasada, cuando la opa de Intesa sobre UBI Banca disparó las expectativas de nuevas fusiones. Al margen del sector financiero, aerolíneas y gestores aeroportuarios comienzan a la baja otra semana que comienza con perspectivas desfavorables para el sector aéreo, debido a las restricciones adicionales a los vuelos que podría provocar la extensión del coronavirus por países como Italia. Air France y Lufthansa caen hasta 9% en Bolsa. El gigante hotelero francés Accor se derrumba cerca de 8% en la Bolsa de París. El sector del lujo, penalizado semanas atrás por el impacto de sus ventas en China, acusa ahora las alertas que genera la extensión de la epidemia por Europa. Valores como LVMH, Richemont y Hermès apuntan a la baja, con caídas de hasta 4% en el propietario demarcas como Louis Vuitton. Entre los damnificados figura también Adidas, que ya reconoció la semana pasada el impacto del coronavirus en sus ventas. El estado de alerta por el virus no sólo depara caídas. Una de las pocas excepciones alcistas en Europa es la francesa Novacyt, una de las primeras en desarrollar un test para detectar el coronavirus. La biofarmacéutica, disparada ya más de 1000% en apenas mes y medio, ha subido hoy hasta otro 60%.

Los valores más ligados a las materias primas reciben las referencias claramente bajistas del mercado de commodities. El precio del petróleo borra las subidas registradas la semana pasada. Los descensos superan por momentos 3% en el barril de Brent, que cae hasta los US$56. El barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, se repliega hasta los US$52.

La propagación del coronavirus en Italia pone en guardia a los operadores del mercado de divisas, y tiene como respuesta las ventas de euros. La divisa comunitaria cede terreno de nuevo frente al dólar, hasta el punto de poner en peligro el nivel de los US$1,08. El euro salva este nivel gracias aliviado al menos por la publicación de un índice IFO alemán mejor de lo esperado. La libra, por su parte, resiste en US$1,29.

El perfil más defensivo que adoptan los inversores afianza su apetito por la deuda pública, con los intereses en zona de mínimos de cuatro meses. La rentabilidad exigida al bono español a diez años cae hasta 0,20%, sus cotas más bajas desde octubre. La prima de riesgo se mantiene en todo caso en el rango habitual en las últimas semanas, entre los 65 y los 70 puntos básicos.