.
HACIENDA La economía francesa en medio de elecciones presidenciales para la primera vuelta
domingo, 10 de abril de 2022
RIPE:
EXPANSIÓN

Los sondeos previos señalan que, en esta primera vuelta, Emmanuel Macron tiene 27,5% de la intención de voto

Expansión - Madrid

Este domingo, 48,7 millones de franceses están llamados a votar a 12 candidatos para la presidencia de la República. De estos, dos de ellos (los más votados) pasarán a la segunda vuelta. Será el 24 de abril. El actual presidente, Emmanuel Macron, se sitúa a la cabeza de las encuestas. Será, previsiblemente, el más votado. Entre otros motivos, porque la economía de Francia va mejor que la de Alemania, Italia, España o Reino Unido. También porque promete un endurecimiento de la política migratoria.

Serán, las de este domingo, unas votaciones muy marcadas por la invasión de Ucrania. A Macron, como actual presidente de turno de la Unión Europea, la guerra de Putin y sus encuentros con el autócrata ruso le han dado mucha visibilidad y prestigio.

Los sondeos señalan que, en esta primera vuelta, Emmanuel Macron tiene 27,5% de la intención de voto. Marine Le Pen, candidata de extrema derecha (Reagrupamiento Nacional) alcanzaría 22% y, en tercer lugar, y acortando distancias, se sitúa el candidato populista de izquierda Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa).

De esta forma, es muy probable, que los electores franceses volverían a tener que optar entre los dos candidatos que se disputaron la segunda vuelta de las últimas elecciones presidenciales de 2017, como si de un déjà vu se tratara. No obstante, el escenario socioeconómico actual es bien distinto. La sociedad y la economía están marcadas, desde 2020, por el impacto de dos grandes eventos exógenos históricos, como son la pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania.

Para los franceses, al igual que para el resto de los europeos, la invasión está provocando muchas incertidumbres, lo que ha disminuido la confianza de los hogares y de las empresas. En consecuencia, las perspectivas económicas se han revisado a la baja ante la dependencia comercial y energética que Europa tiene de Rusia.

Además, el miedo a una mayor pérdida de renta disponible de los hogares y el repunte de los precios han ido reduciendo la ventaja de Macron frente a Le Pen en las últimas semanas. Según los últimos datos, el actual presidente de Francia podría revalidar su mandato al hacerse, en la segunda vuelta, con 51,5% de los votos (frente al 48,5% de Marine Le Pen). Un margen más ajustado que el que reflejaban las encuestas hace un mes, cuando se contaba con una clara victoria de Macron, por más de 20 puntos de diferencia.

Recuperación económica sólida
En el contexto actual, los datos económicos muestran que Francia ha desplazado a Alemania como el motor de la recuperación económica de la eurozona, tras la profunda recesión sufrida por la pandemia. La economía francesa cerró 2021 con un crecimiento de 7% anual, liderando el avance del PIB europeo respecto a Italia (6,6%), España (5,1%) y Alemania (2,9%). Así, Francia sería la única de las cuatro grandes economías de la zona que ha recuperado los niveles de producción previos a la crisis sanitaria. Por su parte, España o Alemania todavía se sitúan, respectivamente, en 3,8% y 1,1% por debajo de sus registros pre-Covid.

Por tanto, un fuerte crecimiento del PIB francés en 2021, el mayor en 52 años, apoyado en el significativo avance de la producción industrial y de servicios y en el dinamismo de su sector exterior, que ha permitido situar la tasa de paro en su menor nivel desde 2007. Al mismo tiempo, la economía gala, a raíz de las reformas introducidas por Macron, ha ido ganando peso en ámbitos relacionados con la innovación, el emprendimiento y el sector financiero, especialmente tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

A su vez, en una coyuntura marcada por las elevadas presiones inflacionistas de oferta, la economía francesa ha logrado mantener su tasa de inflación en niveles significativamente inferiores al resto de las principales economías avanzadas.

En marzo, a pesar del incremento del coste de la energía y los problemas de suministros provocados por el conflicto bélico, el IPC de Francia creció 4,5% anual, frente al 7,5% anual registrado en la eurozona, 7,6% de Alemania y 9,8% de España. Una realidad que refleja el menor deterioro de la renta disponible y de la competitividad de los hogares y las empresas francesas, respecto al resto de países de la UE.

Los programas de los populistas
Sin embargo, como decíamos, el deterioro de la confianza de los consumidores comienza a reflejarse en la intención de voto de los franceses. Un sentimiento que ha sabido captar la candidata Marine Le Pen, con un mensaje, frente a otras campañas, menos radical, desvinculado de Rusia y más centrado en el impacto de la inflación en el poder adquisitivo.

La estrategia de Le Pen, le ha permitido captar votos del otro candidato de extrema derecha, Éric Zemmour, con una postura mucho más populista sobre la inmigración o la pertenencia a la UE y la OTAN. Zemmour, se ha equivocado porque ahora no es momento para tanto populismo. Los europeos, a raíz de la invasión de Ucrania, son conscientes nuevamente del papel clave de la UE y de la urgencia de reforzar la defensa común a través de la Alianza Atlántica.

Sin embargo, en materia económica, las propuestas de Le Pen son menos ortodoxas, propias de un partido antisistema de extrema izquierda o extrema derecha. Por ejemplo, subir los salarios hasta un 10% o nacionalizar las autopistas para bajar el precio de los peajes.

El tercer candidato populista en liza, Mélenchon, representante de Francia Insumisa, una formación de extrema izquierda, podría llegar a la segunda vuelta. Ha hecho propuestas, cuando menos, llamativas: la instauración de la Sexta República o el final de lo que él llama la "Monarquía Presidencial" (el poder casi personalista del presidente de la República). Entre sus ideales, figuran el aumento de la regulación ecológica, los límites al capitalismo financiero, o la prohibición de los lobbies.

Así las cosas, para que Marine Le Pen dé la sorpresa y consiga la victoria, debe captar el voto de los más jóvenes y lograr que los ciudadanos descontentos no opten por la abstención. Pero Macron tiene a su favor las buenas políticas que ha ido aplicando y los magníficos resultados de la economía.

Esperemos que el gallo, símbolo de Francia, no se convierta en un nuevo cisne negro populista, tras los triunfos del Brexit, Donald Trump y Orbán.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Hacienda 17/05/2022 Janet Yellen insta a que el Plan Marshall para Ucrania satisfaga una necesidad masiva

Lo que está claro es que el apoyo bilateral y multilateral anunciado hasta ahora no será suficiente para abordar las necesidades de Ucrania, incluso a corto plazo

Finlandia 16/05/2022 La Otan se prepara para sumar a Finlandia y Suecia después de respaldo a candidatura

Los parlamentos de las naciones nórdicas se están preparando para debatir la membresía el lunes por la mañana

Chile 17/05/2022 Apuesta tecnológica de la Bolsa de Nueva York para acompañar negocio hipotecario

La compra de la firma de software Black Knight es el hito más reciente en las ambiciones de ICE para integrar a los actores del financiamiento hipotecario en una sola red.

MÁS GLOBOECONOMÍA