Las ventas de diamantes en bruto y en joyas caen 25% y 2%, respectivamente,

Expansión - Madrid

El mercado mundial de diamantes experimentó el año pasado su quinta crisis en los últimos 50 años. Bain & Company estima que las ventas mundiales de diamantes pulidos bajaron un 2% en 2019, mientras que las de diamantes en bruto se redujeron hasta un 25%, debido a la tensión desatada entre los dos mayores mercados del mundo, EE.UU. y China, según se refleja en el estudio The Global Diamond Industry 2019, elaborado por la consultora y el Antwerp World Diamond Centre (Awdc).

En concreto, las ventas de joyas elaboradas con diamantes bajaron 2% en EE.UU. durante el pasado ejercicio, en comparación con el alza de 3% de un año antes, debido "a la caída de la confianza del consumidor estadounidense" por la incertidumbre de su mercado laboral, la tensión del conflicto comercial y una posible recesión; "el declive de los viajeros chinos a este país, lo que ha reducido las compras en el sector del lujo en general"; y "el arancel extra del 15% que entró en vigor en septiembre de 2019 para la joyería china", explica Bain & Company.

Algo similar ha ocurrido en China. Si el mercado de diamantes creció un 4% en el gigante asiático en 2018, la estimación de la consultora es una caída del 5% el año pasado por "la caída del yuan, la falta de confianza del cliente por las tensiones comerciales entre EE.UU. y China y la significativa disminución de las ventas en Hong Kong por las protestas en la zona", señala.

La situación generada por el Brexit y las revueltas sociales en Francia golpearon también al sector en Europa, que cerró en negativo, mientras que Japón tuvo un 2019 plano para el sector y las ventas crecieron 3% en India y 2% en el Golfo Pérsico.

Un negocio millonario
El estudio de Bain & Company señala que el negocio de los diamantes en bruto cerró 2019 suponiendo unos US$12.000 millones, tras tres años consecutivos en los que se mantuvo plano alrededor de los US$15.000 millones. La caída de hasta 25% afectará, además, a todas las grandes firmas del sector, como Petra Diamonds, Dominion Diamonds Mines, Rio Tinto, De Beers o Alrosa.

Bain señala que los ingresos por corte y pulido, que crecieron 3% en 2018 también se verán afectados, ya que las ventas de diamantes pulidos cayeron entre 10% y 15% en 2019, debido a la desaceleración experimentada por la demanda.

Por último, las ventas de joyas con diamantes experimentaron el ya mencionado retroceso del 2%, que contrasta con el alza del 2% experimentado por el negocio de bienes personales de lujo en el mismo periodo, para alcanzar un valor total de en torno a 80.000 millones de dólares frente a los 330.000 millones que representa el negocio total de la joyería.

Las estimaciones de Bain & Company apuntan a que 2020 seguirá siendo un año de incertidumbre para el negocio, aunque a medio plazo la consultora cree que las perspectivas son buenas debido a cuatro tendencias que tienen un fuerte potencial de impactar a la industria. La primera es el rápido crecimiento de la venta online. Este canal representa ahora menos del 10% del sector, frente a 12% en el caso de los relojes o 19% en la moda en general, pero supone ya 13% de las ventas en EE.UU. y el 11% en China, tres y siete puntos más, respectivamente, que hace sólo tres años.

Las otras grandes tendencias son el incremento del gasto en márketing para apoyar a la industria de diamantes naturales, el desarrollo de las piezas cultivadas en laboratorios y las prácticas sostenibles que está adoptando la industria, lo que puede contribuir a mejorar la confianza y la imagen del sector entre los consumidores.