.
HACIENDA

La Casa Blanca bajo presión para expulsar a Jair Bolsonaro tras los disturbios en Brasil

martes, 10 de enero de 2023
RIPE:
EXPANSIÓN

Bolsonaro se enfrenta a investigaciones de su etapa como presidente que incluyen acusaciones de difundir información electoral engañosa

Expansión - Madrid

Joe Biden ha condenado los violentos disturbios en Brasil, pero la Casa Blanca se enfrenta a las peticiones del Congreso de expulsar a Jair Bolsonaro de Estados Unidos, donde permanece desde que dejó el cargo.

"Canadá, México y EEUU condenan los ataques del 8 de enero contra la democracia de Brasil y contra la transferencia pacífica del poder. Apoyamos a Brasil en la salvaguarda de sus instituciones democráticas. Nuestros gobiernos apoyan la libre voluntad del pueblo brasileño", señaló el presidente estadounidense en una declaración conjunta el lunes con el líder de México, Andrés Manuel López Obrador, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Bolsonaro, que se enfrenta a investigaciones de su etapa como presidente que incluyen acusaciones de difundir información electoral engañosa, está en Florida desde hace unas dos semanas. Fue ingresado en un hospital para observación debido a un "malestar abdominal", según publicó su esposa Michelle en las redes sociales el lunes.

Varios diputados demócratas han pedido que el ex presidente brasileño sea expulsado de EEUU, debido a que sus partidarios asaltaron el domingo el Congreso, el Tribunal Supremo y el Palacio Presidencial del país en unos disturbios que guardan un gran parecido con el asalto al Capitolio estadounidense del 6 de enero de 2021.

"EEUU no debe ser refugio de esta persona autoritaria que ha inspirado el terrorismo interno en Brasil. Debería ser extraditado a Brasil", dijo el congresista demócrata Joaquín Castro en la CNN. Y la destacada demócrata Alexandria Ocasio-Cortez también pidió que Bolsonaro sea devuelto a Brasil: "Debemos solidarizarnos con el Gobierno elegido democráticamente de Lula. EEUU debe dejar de conceder refugio a Bolsonaro en Florida".

Los republicanos no se han unido a los llamamientos para la deportación de Bolsonaro, aunque algunos han condenado las protestas, entre ellos el senador de Florida Rick Scott y el congresista republicano caído en desgracia George Santos, cuyos padres nacieron en Brasil.

Políticos brasileños también se sumaron el lunes a los llamamientos para que Bolsonaro regrese al país. El senador Renan Calheiros pidió al Tribunal Supremo de Brasil la extradición "inmediata" del ex presidente, ya que su participación en los disturbios del domingo "es innegable". El tribunal estudiará la solicitud, que pide que Bolsonaro sea deportado a Brasil en un plazo de 72 horas.

El asesor de seguridad nacional Jake Sullivan declaró que EEUU no ha recibido ninguna petición oficial del Gobierno de Brasil sobre la situación de Bolsonaro en el país, pero añadió que, en caso de recibirla, "la trataríamos con seriedad".

Biden y Lula hablaron por teléfono el lunes y el líder brasileño aceptó una invitación a la Casa Blanca a principios de febrero. Biden expresó el "apoyo inquebrantable de EEUU a la democracia de Brasil y a la libre voluntad del pueblo brasileño puesta de manifiesto en las recientes elecciones presidenciales que ganó el presidente Lula".

El domingo por la noche Bolsonaro intentó distanciarse de los partidarios radicales y declaró que los ataques habían "cruzado la línea".

Aunque el Departamento de Estado de EEUU no ha hecho comentarios sobre el visado de Bolsonaro o su estatus en EEUU, su portavoz Ned Price ha declarado que los líderes o diplomáticos extranjeros que entran en el país con un visado diplomático conocido como visado A solamente pueden permanecer allí 30 días o solicitar la prolongación del visado si ya no están llevando a cabo asuntos oficiales: "Si el titular de un visado A ya no realiza actividades oficiales en nombre de su Gobierno, debe abandonar EEUU o solicitar un cambio de estatus migratorio en un plazo de 30 días. Si una persona no tiene motivos para permanecer en el país, puede ser expulsada por el Departamento de Seguridad Nacional".

Según un ex alto cargo estadounidense experto en temas de inmigración, para el Gobierno estadounidense no sería sencillo deportar a Bolsonaro. "No es fácil legalmente expulsar a alguien que no está dispuesto a irse. A menudo tiene una protección significativa si está físicamente en EEUU. Bolsonaro podría permanecer en el país si encontrara otro empleo o por otro motivo. En cualquier caso, expulsarle tardaría varios años, no sería un proceso rápido."

© The Financial Times Limited [2023]. Todos los derechos reservados. FT y Financial Times son marcas registradas de Financial Times Limited. Queda prohibida la redistribución, copia o modificación. EXPANSIÓN es el único responsable de esta traducción y Financial Times Limited no se hace responsable de la exactitud de la misma.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Tecnología 07/02/2023 Microsoft presenta el motor de búsqueda conversacional de Bing con tecnología IA

La empresa multimillonaria Microsoft anunció recientemente una inversión en OpenAI, consolidando los lazos con la startup para conocer de cerca sus modelos de inteligencia artificial

Bolsas 08/02/2023 India eleva costo de créditos al 6,5% y endurece su política para controlar la inflación

El Banco de la Reserva de Australia subió esta semana 25 puntos básicos y dijo que se necesita un mayor ajuste para controlar la inflación subyacente

Laboral 06/02/2023 Amazon y Walmart encabezan la lista de las empresas más buscadas para trabajar

Según SEO Reboot, los factores fundamentales que tienen en cuenta los trabajadores a la hora de buscar un nuevo empleo son la remuneración, el clima laboral y la proyección.

MÁS GLOBOECONOMÍA