RIPE:
ELOBSERVADOR

El directorio del organismo le asignó a Ricardo Cabrera una segunda tarea además de la presidencia, con una remuneración aparte de $87.550

El Observador - Montevideo

El directorio del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi) resolvió en forma unánime un aumento del sueldo para el nuevo presidente del organismo, el enólogo Ricardo Cabrera, quien asumió su cargo el 25 de mayo.

La nueva remuneración de Cabrera se denió en una resolución del organismo del 4 de junio, en la que también se decidió que el actual jerarca asuma una segunda función dentro de la institución, además de presidirlo.

"En virtud de las funciones que ejerce como delegado del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), presidiendo el Directorio de la Institución, se acordó que (Cabrera) perciba una remuneración mensual equivalente al tope autorizado por el art. 747 de la ley Nº 19.355 del año 2015, importe nominal que asciende a $ 147.718,88 (pesos ciento cuarenta y siete mil setecientos dieciocho c/.88), nominales", se señaló en el inciso a) de la resolución a la que accedió El Observador.

Sin embargo, en el inciso siguiente, el directorio también asignó a Cabrera "las funciones inherentes a la coordinación de todas las áreas técnicas del Instituto", lo que implica un segundo salario de $87.550 nominales, lo que sumado al sueldo anterior da un total de $235.268,88 nominales.

Fuentes del organismo armaron que la diferencia entre el salario de Cabrera y el que cobraba el presidente anterior, José María Lez, es de aproximadamente $ 60.000 líquidos. Este exjerarca había decidido durante su gestión reducir sus ingresos para colaborar con una política de austeridad que tenía entonces Inavi, se indicó.

Consultado al respecto por El Observador, Cabrera aseguró que "el salario lo jó el Directorio de acuerdo a las funciones a cumplir", y que no compartía "la interpretación" de calicar de "aumento" la segunda remuneración que recibe ahora. "Es una segunda tarea de máxima dedicación y no un aumento", dijo.

En la resolución por la cual quedaron sentadas las remuneraciones de Cabrera para esta administración, se argumentó la razón por la que se decidió asignarle esa segunda tarea, junto con los respectivos ingresos. El organismo detalló que el presidente actual es un enólogo que trabaja en Inavi desde hace más de 30 años como jefe de la Asesoría Técnica del Instituto, un cargo por el que recibía una remuneración mensual de $ 169.937, también nominales.

"Respecto de dicho cargo (Cabrera) planteó el uso de licencia sin goce de sueldo en tanto ejerza las funciones de Delegado del MGAP, lo cual fue habilitado. En lugar de ello, y con el fin de compensar adecuadamente la totalidad de las tareas a realizar, el Directorio le asignó la función de Coordinación de todas las áreas Técnicas del Instituto, adjudicándose la remuneración de $ 87.550 mensuales. De tal manera el Inavi prescinde de la contratación de un gerente-técnico para gestionar esas áreas (Departamento Técnico, Departamento de Inspección, Área de Laboratorio, Comercio Exterior, Viticultura, Enoturismo, etc.)", estableció la resolución.

El Observador intentó el contacto con el ministro de Ganadería, Carlos María Uriarte, para conocer su opinión sobre el tema, pero no respondió los llamados y mensajes.

Discrecionalidad
La decisión del Directorio de Inavi se tomó luego del decreto 90/020 que el Poder Ejecutivo emitió el 11 de marzo de este año, y que establece en 85% el límite máximo de la ejecución del gasto en funcionamiento e inversiones comprometido en 2019 para todos los ministerios.

Además, determina que “los cargos vacantes generados al 31 de diciembre de 2019 no podrán ser provistos y, de los que se generen durante el ejercicio 2020, sólo podrán ocuparse un tercio”, con la excepción de las carteras de seguridad y Defensa, el cuerpo de diplomáticos y personal de la salud y educación.

De todas formas, el Inavi –creado por ley en 1987, que le asignó una naturaleza jurídica de persona de derecho público no estatal– funciona bajo la normativa de "la actividad laboral privada", indicó la resolución del 4 de junio, sobre el final.

"En consecuencia, el Inavi cuenta con, además de absoluta autonomía patrimonial en cuanto a la disposición de sus recursos, amplias facultades discrecionales en materia de determinación de los salarios o remuneraciones de sus funcionarios en relación de dependencia", concluyó el texto del documento.