RIPE:

La iniciativa del oficialismo se tratará en las próximas semanas en el Congreso y podría aportar a la recaudación tributaria entre 1% y 1,1% del PBI, según estimó la AFIP, cuatro veces más que Bienes Personales

Cronista - Buenos Aires

El proyecto de ley del impuesto a la riqueza ya obtuvo dictamen en la Cámara de Diputados en Argentina y el oficialismo espera que sea tratado en las próximas semanas para obtener, según estiman, entre $270.000 millones y $307.000 millones adicionales a la recaudación que este año se vio severamente golpeada por la cuarentena y la crisis de la pandemia.

Impuesto a la riqueza: escala por escala, cuánto puede recaudar y a cuántos alcanza. Según el Gobierno, la iniciativa consta de un "aporte único y extraordinario" que sólo se aplicaría en 2020, aunque tanto opositores como analistas desconfían de que no se vaya a convertir un tributo que se sume a la cada vez más enrobustecida lista de impuestos argentinos, que supera los 165.

La medida está orientada a que las personas humanas y sucesiones indivisas que al 31 de diciembre de 2019 registraran un patrimonio, ya sea en el país o en el exterior, superior a los $ 200 millones, al tipo de cambio mayorista de entonces cercano a $ 60,sobre la base de las declaraciones juradas determinativas del impuesto sobre los Bienes Personales (BBPP) que se presentaron entre el 10 y el 12 de agosto.

No obstante, se espera que esta nueva obligación recaude cuatro veces más que BBPP, dado que no contempla las exenciones previstas en el impuesto tales como los bienes pertenecientes a miembros de misiones diplomáticas, cuotas sociales de cooperativas, planes de seguro de retiro, bienes inmateriales, títulos públicos argentinos, depósitos bancarios en pesos o moneda extranjera, entre otros.

Según estimaciones de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Gobierno podría conseguir cerca de $ 307.898 millones, lo que equivale a 1,1% del PBI, a partir de una base imponible que totalizaría $ 8,85 billones (un 41,1% del PBI).

El proyecto contempla siete escalas para los alcanzados por este impuesto según el valor de los bienes en el país y en el exterior. Por los bienes en Argentina se pagará una suma ja, creciente a medida que suben las escalas, más un porcentaje sobre el excedente sobre el piso de esa escala.

En tanto, por los bienes en el exterior se paga una alícuota sobre la totalidad de las tenencias, lo que resulta en una alícuota efectiva mayor que las nacionales.

Aquellos que cuenten con bienes en el extranjero pueden aplicarle al total la alícuota local si realizan la repatriación del 30% y los pesifican al tipo de cambio oficial o los destinan a ciertas inversiones previstas en el proyecto, al igual que ocurre con la moratoria ampliada.

El Fisco estima que esta medida obligaría a pagar a entre 7438 y 9298 contribuyentes y significaría una inyección recaudatoria de entre $272.490 millones y $ 307.898 millones. El margen de errores debe a una menor cantidad de declaraciones juradas presentadas por la crisis del
coronavirus.

A partir de estas estimaciones, la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC) analizó escala por escala cuántos contribuyentes hay, cuál es la base imponible, que recaudación potencial tiene y qué alícuota efectiva daría.

De esta manera, el pago promedio por los contribuyentes alcanzados sería de $ 33,1 millones, aunque la escala más baja pagaría unos $ 6 millones y la más alta, unos $ 608 millones. La alícuota efectiva oscilaría entre 2,5% y 3,84%, y en promedio sería de 3,48%.

Más de un tercio de los alcanzados tienen entre $ 200 millones y $ 300 millones, y pagarían en promedio $ 6,1 millones. Otro tercio está en las dos escalas entre $ 300 millones y $ 400 millones, con lo que pagarían, respectivamente, $ 9,42 millones y $ 14,3 millones.

En tanto, unos 253 contribuyentes tienen bienes declarados por más de $3000 millones y pagaría, en promedio, $ 608 millones cada uno. Sin embargo, este último grupo aportaría más de la mitad de los ingresos.