Para Bernardo González, presidente de Amafore México, uno de los retos pensionales en ese país es la proliferación de la informalidad

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

El presidente de Amafore México, Bernardo González, aseguró que la reforma pensional en ese país busca que haya mejores pensiones, al mismo tiempo que los requisitos se disminuyan. “Todo se hace de manera sustentable, manteniendo un esquema que en México ha sido profundamente valioso”, indicó.

Para González, uno de los retos más grandes para esta reforma será la informalidad, ya que casi un 60% de trabajadores en México lo hacen en esta modalidad. Asimismo, el bajo nivel de cotiación “será otro tema en el que trabajar”.

"Con la reforma lo que se buscó es que el requisito para tener una pensión se disminuya, y se aumentó la cotización de 6,5% a 15%", señaló Bernardo González, presidente de Amafore de México

Con respecto a la pandemia, González indicó que los efectos económicos han sido “muy profundos en México”, que se ha visto en las cifras de pérdida de los empleos formales. Como solución a esta problemática, el directivo mencionó que hace años se previó que los trabajadores mexicanos, a falta de un seguro de desempleo, accedan a un retiro parcial de pensiones, cuyo valor máximo es 11% luego de un mes y medio de haber perdido el empleo.

"La pandemia ayudó a ser un catalizador para la reforma de pensiones. Lo que permite la reforma es atender que todas esas personas que se vayan retirando tengan una pensión digna y que esa proporción pase de 30% a 80%", señaló González, quien reconoció que “han aprendido de todos los sistemas pensionales de la Región, incluido Colombia”.