viernes, 10 de julio de 2020

Las refinerías independientes de China, comúnmente conocidas como teapot (teteras), reducirán el procesamiento de petróleo

Bloomberg

Para los productores latinoamericanos que abastecen de petróleo a China, el mercado cada vez más ajustado para el crudo agrio está creando un nuevo elenco de ganadores y perdedores.

Si bien Colombia vendió la totalidad del crudo pesado agrio Castilla gracias a la mayor demanda china, las ventas del petróleo brasileño Lula de grado mediano dulce se están desacelerando, según personas con conocimiento de la situación. Esto se debe a que los recortes de producción de la OPEP+, así como las sanciones de Estados Unidos a Venezuela e Irán, han retirado del mercado barriles de crudo más pesado, aumentando la demanda de petróleo de grado agrio, que generalmente es más barato que sus homólogos de bajo contenido de azufre.

Al mismo tiempo, las refinerías independientes de China, comúnmente conocidas como teapot (teteras), reducirán el procesamiento de petróleo debido a que los altos precios del crudo Brent están reduciendo los márgenes de refinación, lo que limita a los compradores de ciertos grados latinoamericanos.

Los productores brasileños, en particular, se preparan para tiempos más difíciles a medida que disminuyen los envíos a China, que representan cerca de 70% de las ventas. Se estima que las teapots reducirán su producción en hasta 17% en julio y agosto respecto de su récord de mayo, señaló la firma de consultoría de la industria FGE. El precio del crudo Lula, generalmente un popular grado entre las refinerías chinas, cayó a una prima sobre el Brent de alrededor de US$2,50 por barril para entrega en el puerto de Qingdao en agosto y septiembre, por debajo de los cerca de US$3 de hace un par de semanas, dijeron las personas.

Para Brasil, la debilidad llega en un momento en que Petróleo Brasileiro SA está aumentando la producción después de cerrar temporalmente 34 campos petroleros en respuesta a la reducción de la demanda debido a la pandemia de covid-19. Petrobras, con sede en Río de Janeiro, ya inició dos importantes plataformas que operan en el campo petrolero de Lula.

Mientras tanto, Colombia vendió la totalidad del crudo Castilla para cargar en agosto con descuentos de aproximadamente US$4 por barril sobre el Brent. Actualmente está comercializando el programa de carga de septiembre con diferenciales que son similares o más fuertes, dijo una persona familiarizada con la situación. La prima que el petróleo ligero suele imponer sobre el petróleo pesado, reflejada en la bolsa de futuros Brent-Dubái para swaps, se redujo a cero el mes pasado.