La compañía industrial gala, es propietaria de 20% de la Constuctora Conconcreto y ya venía negociando adquisiciones estratégicas

Joaquín Mauricio López B. / Bloomberg

El constructor francés y gigante de las carreteras de peaje Vinci S.A. está en conversaciones para adquirir la división industrial de Actividades de Construcción y Servicios (ACS), por 5.200 millones de euros (US$6.100 millones de dólares) en una medida para reforzar su negocio de energía y servicios públicos.

Para tener un contexto local, ACS, (empresa en la que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, también dirige esta compañía), fue quien estuvo al frente de la oferta por parte del grupo francés Vinci, este conglomerado industrial hoy en día posee 20% de la composición accionaria de la Constructora Conconcreto en Colombia, y es el segundo bloque con mayor participación después de 55% que tienen los accionistas fundadores.

ACS con sede en Madrid recibió una oferta no vinculante de Vinci por la unidad que opera ocho concesiones y desarrolla proyectos de energía renovable, según un documento presentado por ACS este viernes.

Vinci confirmó la oferta en un comunicado separado y dijo que el directorio de la compañía española está "abierto a negociaciones". De inmediato, las acciones de ACS, subieron un récord intradiario del 21%, mientras que Vinci subió hasta 4,1% en París.

Con ganas de aprovechar la demanda de proyectos de ahorro de energía, Vinci está intensificando los acuerdos después de una serie de transacciones más pequeñas para expandirse en el trabajo energético. La unidad ACS también mantiene redes de gas, agua y ferrocarril. La adquisición sería su acuerdo más importante desde que adquirió una participación mayoritaria en el aeropuerto de Gatwick en 2018.

La debida diligencia se llevará a cabo en los próximos meses. ACS también está creando otros activos que no forman parte de la transacción Vinci, incluida la unidad de energía renovable Zero-E y otras 15 concesiones, según las empresas. Vinci y ACS se negaron a comentar sobre las conversaciones. La empresa francesa en expansión también gestiona unos 45 aeropuertos en todo el mundo, que se han visto afectados por la pandemia, y opera importantes concesiones de carreteras en su país de origen.

La operación de autopistas de peaje de Vinci es la segunda más grande de Europa después de la italiana Atlantia SpA. El negocio de la construcción ha ayudado a desarrollar proyectos como el tren TGV de alta velocidad entre París y Burdeos, mientras que la división de energía se encarga del mantenimiento, rehabilitación, ingeniería e instalaciones en edificios. Las ganancias de ACS se desplomaron un 31% en el primer semestre y detuvo una oferta pública inicial planificada de su negocio de energía renovable Zero-E.