miércoles, 12 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

La Reserva Federal (Fed) redobló sus esfuerzos para mantener el crecimiento económico de Estados Unidos. El banco central anunció que comprará US$45.000 millones adicionales en bonos del Tesoro al mes y mantendrá su política de estímulos ligada al desempeño de la inflación y el desempleo.

Las nuevas compras de títulos comenzará en enero, una vez expire la “Operación Twist”. Estas complementarán la adquisición de US$40.000 millones de bonos respaldados por hipotecas que había anunciado en septiembre (conocido como el QE3 o alivio cuantitativo) por lo que en ese mes las compras alcanzarían los US$85.000 millones.

“La Fed tenía dos programas de compra: el QE3 y la ‘Operación Twist’, que consistía en comprar títulos largos y vender títulos cortos. Como esta última se acaba este mes, entonces se cambió por una compra directa de bonos, por lo que se convierte en un solo plan”, explicó Felipe Campos, director de investigaciones de Alianza Valores.

“Eso sí es un estímulo de verdad, porque hasta ahora había sido uno muy moderado y este sí va a tener un gran impacto ya que es el doble del monto”, agregó. Además dijo que ante las críticas de que los esfuerzos de la Reserva ya no eran efectivos, se debe tener en cuenta que el monto del anuncio de septiembre no fue tan grande.

Según un comunicado de la Fed, la decisión se tomó debido a la preocupación de que “sin una política de respaldo suficiente, el crecimiento no sería lo bastante fuerte para generar una mejora sostenida en las condiciones del mercado laboral”.

El anuncio “es una señal de que la economía de Estados Unidos sigue siendo débil”, señaló Juan Camilo Rojas, analista internacional de Correval, quien añadió que “uno debería preocuparse teniendo en cuenta que la economía viene recuperándose muy lento y si la Fed ha tomado esta decisión es porque este crecimiento mediocre se mantendría si no se adoptan este tipo de medidas”.

De acuerdo con Rojas, este nuevo estímulo no era tan necesario con la situación actual, pero los consejeros están mirando hacia un futuro nublado. “La Fed está dispuesta a hacer lo que sea para que la senda de crecimiento de Estados Unidos siga acelerándose y esto es un buen impulso para que se sigan registrado valorizaciones en mercados de mayor riesgo”, agregó.

Para Juan Camilo Santana, analista de Profesionales de Bolsa, la medida es positiva, pues aunque el estímulo anterior no causó un mayor impacto, “el mercado de la vivienda se ha empezado a mejorar, el costo inmobiliario ha empezado a recuperarse y las tasas de crédito hipotecario se han venido reduciendo de manera consecuente con los anuncios de la Fed, y eso habla muy bien de lo que sería una recuperación en 2013 del mercado de vivienda, más que lo que pueda generar en materia de creación de empleo”.

Política de ayudas
La Reserva Federal indicó que mantendrá la política económica, con la tasa de interés “excepcionalmente baja”, hasta que la tasa de desempleo esté por encima del 6,5%, actualmente está en 7,7%, y la inflación no llegue a niveles superiores al 2,5%.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, resaltó en una rueda de prensa posterior a los anuncios, que el banco central estadounidense mantendrá las políticas monetarias expansivas “hasta que veamos una modificación sustancial en el mercado laboral”.

De acuerdo con Campos, el mercado estaba esperando este anuncio, pues la política de ayudas siempre había estado ligada al 2015 y se estaba pidiendo más transparencia.

Por su parte, Rojas dijo que la medida es “una señal de que la Fed le estaba dando un plazo muy lardo a la recuperación, pues eran dos años que demuestran una mejoría lenta. Sin embargo esto es un indicador de responsabilidad y de la intención de que las medidas surtan efecto rápidamente”.

Bernanke manifestó que esta nueva meta de desempleo no se cumplirá antes de mediados de 2015, pero el anuncio hará una política más predecible para el público.

Bajan previsiones de crecimiento para 2013 y 2014
La Fed redujo la previsión de crecimiento de la economía estadounidense y la situó entre 1,7% y 1,8% este año, mientras que en septiembre la había ubicado entre 1,7% y 2%.

Así mismo, prevé que el aumento del PIB en 2013 estará entre 2,3% y 3,0% y para 2014, se ubicará entre 3,0% y 3,5%.

En contraste, el banco central mostró mejores perspectivas para el tema de desempleo, pues prevé que cerrará este año entre 7,8% y 7,9%, mientras que hace tres meses lo había situado entre 8% y 8,2%. Para 2013 y 2014 planteó cifras entre 7,4% y 7,7% y 6,8% a 7,3%, respectivamente.

Finalmente, la Fed también redujo la previsión de inflación hasta entre 1,6 % y 1,7 %.

Las opiniones

Juan Camilo Rojas
Analista internacional de Correval

“Al no haber una capacidad fiscal del Gobierno para soportar el crecimiento económico, es la política monetaria la llamada en este momento a dar ese impulso”.

Juan Camilo Santana
analista de profesionales de bolsa

“Podría haber preocupación por factores como la inflación, pues al comprar mayores bonos de largo plazo se generará mayor circulación en el mercado”.

Felipe Campos
Gerente de investigaciones de Alianza Valores

“No creo que a la Reserva Federal le importe la inflación en este momento, pues un signo de que las cosas están mejorando es un aumento de los precios”.