Los argumentos del gobierno de Evo Morales no bastaron

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

En medio de la controversia entre Bolivia y Chile sobre el acceso soberano al Océano Pacífico del país que gobierna Evo Morales, el fallo de la Corte Internacional de La Haya destacó que los documentos presentados por Bolivia “no presentan obligación de Chile de negociar una salida soberana al mar”.

“No hay pruebas que indiquen que Chile tiene obligación de negociar”, aseguró el juez Abdulqawi Ahmed Yusuf, presidente de la Corte, durante la audiencia donde se emitió el fallo definitivo.

Durante la ceremonia, que tuvo 12 votos a favor de Chile y tres en contra, el funcionario destacó que Bolivia no pidió a la Corte declarar que tiene derecho a un acceso soberano al mar, sino que reclamaba que Chile estaba bajo obligación de negociar para alcanzar un acceso soberano al Pacífico.

A su vez, la Corte determinó que si Chile está obligado a negociar en buena fe el acceso soberano al Océano Pacífico, esto no incluía compromiso para alcanzar acuerdo. Por ello, la Corte también dijo que la obligación de negociar no puede fundarse en los actos unilaterales de Chile a los que hace referencia Bolivia.

“La disposición que ha mostrado Chile no puede entenderse como una obligación de negociar una salida soberana al Océano Pacífico”, agregó el juez.

Durante la lectura del fallo, la Corte también descartó que existiera obligación de negociar en los años 1920, 1950, 1975, 1986 y 2000. Además, también se desechó cualquier posibilidad de negociación en la “agenda de los 13 puntos” que ambos gobiernos acordaron revisar en 2013.

Uno de los fundamentos de Bolivia al que se le puso especial atención durante el fallo fue aquel que aseguraba que en 1950, “en el intercambio de solo se nota cierta intención de negociar de Chile”, aunque el juez Yusuf dijo que “no son consideradas una exigencia o condición a negociar”.

“Las negociaciones entre Chile y Bolivia no progresaron desde 1950 en adelante”, concluyó el mismo juez.

Este fallo significaría una gran derrota para el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien tenía esta gestión como uno de los procesos más importantes de su gobierno. En contraste, es un triunfo muy importante para el presidente de Chile, Sebastián Piñera, pues llega a pocos meses de iniciar su segundo gobierno.

“El fallo de La Haya fue un triunfo histórico para el país, para el derecho internacional, para el respeto de los tratados y felicito a todos quienes participaron en nuestra defensa”, destacó Piñera, que añadió que la Corte “puso las cosas en el lugar, donde siempre debieron haber estado”.

Los argumentos que utilizó Bolivia para su defensa en la Corte de La Haya fueron que el gobierno de Chile había accedido a discutir el tema marítimo en varias ocasiones a lo largo de los últimos cien años, luego de firmado el acuerdo de Paz y Amistad en 1904. Dichos diálogos “le habrían ocasionado a Chile una obligación de seguir negociando”. Sin embargo, el juez Yusuf desestimó dichos argumentos con el beneplácito de la Corte.

Tras la guerra del Pacífico, Bolivia perdió 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa con Chile, que hoy en día componen la región de Antofagasta, por la que sale aproximadamente 80% del comercio boliviano en la actualidad.

Analistas y expertos que trataron el tema destacaron que Morales “creó falsas expectativas en su pueblo”, y además aseguraron que “las condiciones que Chile le ha entregado a Bolivia son mucho más favorables que las que tienen muchos otros países mediterráneos en el mundo”.

Más de 7.000 empresas bolivianas realizan su comercio exterior a través de los puertos chilenos. Además, gozan de beneficios, como almacenamiento gratuito en los puertos de Arica y Antofagasta hasta por un año para importaciones y 60 días para exportaciones.

“Bolivia no renunciará”: Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que su país “nunca va a renunciar a su enclaustramiento”. “El boliviano del mundo sabe y el pueblo del mundo lo sabe que mediante una invasión, hemos sido arrebatados del acceso al Océano Pacifico”, agregó. La lucha de Bolivia duró cinco años, cuando interpuso la demanda ante la Corte de La Haya, la cual continuó en 2015, cuando presentó sus argumentos para solicitar que Chile negociara un acceso soberano al mar.