RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Históricamente el cargo ha tenido líderes latinoamericanos, ahora la elección se tiene prevista inicialmente para septiembre

Diario Financiero

Un protagonismo inédito han cobrado este año las elecciones a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ya que por primera vez en su historia, EEUU pretende liderar la institución. Lejos de pasar desapercibida, la acción ha recibido críticas de cientos de líderes y exautoridades de la región -incluyendo a Chile- y Europa, quienes han solicitado postergar las elecciones, planificadas para el 12 y 13 de septiembre, a octubre.

A un mes de la fecha estipulada, EEUU, Argentina y Costa Rica son los aspirantes a suceder al colombiano Luis Alberto Moreno, en el cargo desde 2005.


Laura Chinchilla, la primera mujer para liderar el banco

Luego de desempeñarse como diputada, viceministra, ministra y vicepresidenta, en 2010 Laura Chinchilla se convirtió en la primera presidenta de Costa Rica. A seis años de haber finalizado su mandato, la cientista política asumió un nuevo desafío: representar a su país en su carrera para liderar el BID, y así convertirse en la primera mujer y centroamericana en liderar el organismo.

Con 61 años y militando en el Partido Liberación Nacional -centroderecha-, Chinchilla anunció el 22 de junio su candidatura a la presidencia, y días después el gobierno del presidente Carlos Alvarado confirmó su apoyo, sincerando que desde febrero trabajaron para promover su postulación.
"Lo que América Latina está demandando en este momento (...) es un liderazgo experimentado, capaz de trabajar con diferentes actores y sectores y que mire a la región no solamente desde el punto de vista de balances financieros sino un punto de vista integral y complejo", señaló Chinchilla en una entrevista con El País.

El BID tiene que ser, a su juicio, "una especie de OCDE para los países de renta media que no pueden acceder", por lo que pretende fortalecer su rol estratégico de apoyo y abordar temas como cambio climático, crimen organizado, la migración y propiciar el desarrollo.

Además, pretende inspirar a las mujeres. "Sin duda que la elección de una mujer en la presidencia del BID sería un mensaje muy poderoso para los millones de mujeres jóvenes de nuestra región", dijo Chinchilla a Forbes Centroamérica.


Mauricio Claver-Carone, la inédita apuesta estadounidense

El 16 de junio la administración Trump sorprendió a los gobiernos de la región al anunciar la candidatura del director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, para presidir el BID.

Con 44 años, el asesor especial presidencial y abogado de ascendencia cubana se ha hecho conocido por fuertes críticas a los gobiernos de Venezuela y Cuba, y antes de sumarse al equipo de Trump en 2016, fue académico universitario, funcionario del Departamento del Tesoro en la administración Bush y director ejecutivo interino de EEUU ante el FMI.
La inédita aspiración de EEUU a liderar el banco y no a la vicepresidencia -como es tradición- significa, dice Claver-Carone, un "compromiso histórico por parte de EEUU para ayudar a la región en su recuperación tras esta pandemia y en el crecimiento económico".

De ser electo, plantea que apuntará a movilizar más recursos del sector privado y adoptar un enfoque "más equitativo, más transparente y más inclusivo" en un solo período de cinco años, pues no se repostularía al cargo.
A la fecha, EEUU cuenta con el apoyo público de 17 países -entre ellos Brasil y Colombia-, más de los 15 que necesita para ganar, y ante la solicitud de postergar las elecciones, el candidato acusó el martes en una conferencia de prensa que "estamos viendo un esfuerzo minoritario, liderado por el gobierno de Argentina, para obstaculizar la elección porque no han podido presentar, o no lo han querido, una visión competitiva".


Gustavo Béliz, con experiencia en la institución

El BID no es un lugar desconocido para el argentino Gustavo Béliz, quien desde 2005 y durante 15 años se desempeñó como funcionario del organismo internacional. El año pasado volvió a su país para sumarse al proyecto del presidente Alberto Fernández, quien en febrero oficializó que Argentina lo postulaba a presidir el banco.

Periodista y abogado de profesión, comenzó su carrera en una revista deportiva, pero rápidamente se unió al equipo de trabajo del expresidente Carlos Menem, de quien llegó a ser ministro del Interior. Posteriormente ejerció como diputado y senador por Buenos Aires, y años más tarde fue designado ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de Néstor Kirchner.

Con 58 años, Béliz es el secretario de Asuntos Estratégicos de la Casa
Rosada, y los medios locales lo definen como "uno de los hombres más influyentes del presidente".

El mes pasado, el canciller argentino Felipe Solá planteó que "la figura de (Mauricio J.) Claver-Carone no es cuestionada desde el punto de visto técnico, es cuestionada desde el punto de vista político, porque expresa el ala más dura de la ideologización de la política de EEUU de su mirada hacia América", lo que convirtió al país y a Béliz en uno de los principales focos del estadounidense.

Esta semana, Solá planteó oficialmente su solicitud para postergar las elecciones y frente a especulaciones, confirmó que el país sigue en la carrera presidencial al BID. "Mantenemos a nuestro candidato, Gustavo Beliz", afirmó el ministro a través de Twitter.