RIPE:

Bruno Espinoza, presidente de Adecopa, adelantó que si la educación virtual continúa el 2021, las pensiones seguirán con el reajuste pactado

Diario Gestión - Lima

¿Qué pasará con las pensiones de volver las clases presenciales en los colegios privados? A fines de setiembre desde el Ministerio de Educación de Perú se adelantó que se planteará el inicio de las clases presenciales en marzo del 2021. Incluso, días posteriores, el ministro de Educación reconsideró esta propuesta e indicó que se evalúa desarrollarse clases semipresenciales el 2021.

“Lo que yo planteo es que podamos en marzo de 2021 estar en condiciones de que los niños, niñas y adolescentes regresen bajo una modalidad distinta a la presencial, que podría ser la semipresencial, de manera que logremos incorporar nuevamente a los niños y niñas a un trabajo donde se vinculan con otros estudiantes",dijo el titular de la cartera Martín Benavides a RPP Noticias a inicios de octubre.

Ante ello, el presidente de la Asociación de Colegios Particulares Amigos (Adecopa), Bruno Espinoza, explicó a Gestión.pe que las pensiones en los colegios privados, de retornar las clases presenciales el 2021, volverían a los niveles precovid.

Es decir, las pensiones volverían al monto establecido antes de la pandemia (antes de marzo del 2020) con lo cual se eliminaría los descuentos acordados entre padres de familia y centros educativos por efecto del covid-19.

El ministro de Educación deslizó la posibilidad de que se retorne a clases presenciales en marzo del 2021, ¿cuál es la posición de los colegios privados sobre esta intención?

La mayoría de colegios privados coincidimos que el retorno a clases presenciales en marzo del 2021 es riesgoso para la salud de los alumnos, profesores, colaboradores y sus familias, por lo que estamos en contra de que se trate de impulsar un retorno apresurado.

De hecho la mayoría de colegios privados están planificando continuar con la educación virtual hasta agosto del 2021 y en algunos casos atentos a ver si ya la vacuna está activa y pensar en la segunda mitad del año para un retorno progresivo a la presencialidad. En caso de que no hubiera un avance en la vacuna o hubiera un retroceso en la salud, lógicamente seguiremos en la virtualidad todo el 2021.

Lea la nota completa aquí.