.
GLOBOECONOMÍA El regreso de Chile que propone Bachelet
domingo, 9 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

El expresivo saludo y respaldo de Michelle Bachelet al gobierno venezolano, a pocos días de asumir la presidencia de Chile, en claro contraste con el cruce entre Sebastián Piñera y Nicolás Maduro la semana pasada, es uno de los primeros síntomas del cambio en la política exterior que se avecina desde Santiago. 

"No nos parece adecuado que haya acciones violentas que busquen desestabilizar a un gobierno democráticamente elegido", dijo Bachelet en claro contraste con Piñera. 

El actual mandatario se enfrascó en una dura pugna con Maduro hace una semana, en medio de las protestas en Venezuela. 

Piñera fustigó el encarcelamiento de dirigentes opositores, lo que fue retrucado por el líder caribeño con el trato a los opositores en medio de las protestas estudiantiles en Chile en 2011. 

La diferencia de enfoque hacia Caracas, es sólo parte del crudo diagnóstico de la coalición de centroizquierda respecto a la política exterior de Chile los últimos cuatro años. 

"Si uno hace un balance a la evaluación de América del Sur, nos vamos a encontrar con que hay un conflicto con Perú, tenemos un conflicto abierto con Bolivia, perdimos una relación privilegiada con Ecuador, tenemos las relaciones más o menos congeladas o en un bajo nivel con Brasil y Argentina", dijo el mes pasado Luis Maira, el principal articulador del programa de la futura jefa de Estado al propio Piñera en una reunión de análisis de política exterior. 

El excesivo énfasis en el plano comercial de la política exterior chilena en detrimento del plano político, es descrito como el principal déficit que arrojan los cuatro años de la administración de centroderecha. 

La reciente liberalización del 92% del comercio entre los países de la Alianza Pacífico, que Chile integra junto a México, Perú y Colombia, en febrero pasado ha sido mostrado como uno de los principales logros de la gestión de Piñera. 

Chile es miembro activo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y del Foro de Economías del Asia Pacífico (APEC), y tiene 22 acuerdos comerciales que cubren cerca de 60 países e incluyen a cerca del 80 por ciento de su comercio internacional. 

Pese a la expresiva cifra de apertura exterior, la pérdida de mar territorial a favor de Perú tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que además abrió otro flanco de disputa limítrofe con Lima, el sempiterno reclamo de Bolivia por una salida al mar, que también llegó a La Haya, y el bajo nivel de las relaciones bilaterales con Brasil y Argentina, han generado una sensación de cierto aislamiento regional. 

"El balance es malo y eso es grave, porque el mundo del siglo XXI es un mundo de integración de bloques. América del Sur podría perfectamente ser un bloque importante y, desgraciadamente, la política chilena no ha apuntado en esa dirección", agregó Maira. 

En ese sentido, la primeras declaraciones del futuro canciller Heraldo Muñoz parecen una hoja de ruta de la nueva administración. 

"Esperamos recobrar la gravitación que Chile tiene que tener en América del Sur y en América Latina en general", dijo Muñoz el mes pasado tras la designación en el cargo por parte de la mandataria electa. 

De acuerdo con la prensa local, Muñoz ha comenzado a delinear la nueva ofensiva en el exterior, que se iniciará con una gira por el subcontinente. 

Los tres países que formarían parte de este primer viaje serían Brasil, Argentina y Uruguay, notoriamente al Atlántico. 

En el interior de la coalición se especula que podrían sumarse Ecuador y Colombia, este último país como una forma de restar significado ideológico a la gira, para dotarla de mayor pragmatismo regional. 

Se estima que la presencia de la mayoría de los mandatarios del continente en la transmisión del mando del próximo miércoles servirá para afinar los detalles de la primera gira y, a través de encuentros bilaterales, el comienzo de la socialización de la nueva estrategia. 

La necesidad de restar peso comercial a la política exterior chilena, en favor de una integración regional, con acento social y cultural, es identificada como la tarea de las nuevas autoridades. 

"El énfasis comercial suele ser percibido por la población como una política que da más réditos al empresariado que al conjunto de la población", deslizó la académica Cristina Quezada como otra de las explicaciones del giro. 

Si bien la política comercial de Chile no sufrirá cambio alguno, sino más bien será caracterizada por la continuidad, en el plano político el futuro gobierno traerá a Chile de regreso a Sudamérica, declaran en la coalición de centroizquierda. 

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Uruguay 14/09/2021 La ruta de inmigrantes desde Cuba a Uruguay era usada para traficar personas

Las autoridades determinaron "el modus operandi de una organización criminal internacional que operaba desde el exterior"

Legislación 13/09/2021 Las cuotas de género no impulsan a las mujeres en la política de América Latina

A pesar de las cuotas que exigen una participación de 40% o 50%, las mujeres ocupan menos de un tercio del total de los puestos

Energía 13/09/2021 Opep considera que Delta afectará demanda por crudo antes de crecimiento en 2022

En informe dijo que espera que la demanda de petróleo alcance un promedio de 99,70 millones bpd en cuarto trimestre de 2021

MÁS GLOBOECONOMÍA