.
GLOBOECONOMÍA “El problema empezó cuando pensamos que el Tratado Esguerra-Bárcenas era perfecto”
sábado, 17 de noviembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya define hoy cual será el fallo en la disputa entre Nicaragua y Colombia por los límites en el Mar Caribe.

Pero para Eric Tremolada, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Externado y experto en el tema, Colombia empezó a perder cuando en 2007 la CIJ se declaró competente para intervenir. Tremolada habló con LR y explicó cómo se pudo evitar todo el proceso.

¿Qué va a pasar con la disputa en la CIJ?
Lo que va a pasar (hoy) es que se va a ratificar que venimos perdiendo el proceso desde 2007. Porque en ese año la corte resolvió que sí era competente en el asunto entre Colombia y Nicaragua, y que además el Tratado Esguerra-Bárcenas (que fijaba los límites en el paralelo 82°) no era la última palabra. La CIJ dijo que en ese solo queda claro que las islas grandes eran de nosotros, no el resto de cayos e islotes. Lo que nos va a afectar es que diga que el meridiano no era un límite, sino solo una referencia. Cuando dijo en 2007 que se iba a pronunciar ya veníamos perdiendo. Por eso definitivamente vamos a perder una porción de mar.

¿Y lo cayos e islotes?
Casi seguro no los perdemos. Salvo el caso de Quitasueño que depende de la interpretación que le de la corte de si es o no tierra emergida.

¿Pueden quedar entonces los cayos dentro del límite marítimo de Nicaragua?
Ese riesgo sí está. La pretensión de Nicaragua es que el límite vaya más allá del oriente del archipiélago; la de Colombia es que se quede en el occidente. Lo más seguro es que perdamos territorios marítimos. Puede que nos den un enclave de territorio colombiano en mar nicaragüense o que corran la línea lo más cerca posible de las islas, que sería la opción más favorable. Mar perdemos, poquito o mucho, pero perdemos. Lo más seguro es que sea poco, viendo los fallos anteriores.

¿Cuál fue el error entonces en cómo se manejó el asunto?
Colombia siempre pensó que no había discusión sobre si el archipiélago era nuestro y que teníamos un tratado perfecto. A partir de ese, hicimos tratados de límites con el resto de países hasta que firmamos con Honduras. Ahí Nicaragua dijo que eso iba en contra de sus intereses. El error fue creer que estaba clara la delimitación. Si se hubiera reflexionado sobre lo falible del tratado, lo lógico era decir que no se podía dar espacio para que nos llevaran a la CIJ. Para eso solo había que denunciar el Tratado de Bogota y así la corte no tenía competencia y se mantenía el status quo de por vida.

¿Y así Nicaragua no podía hacer nada?
Sí podía pero solo en palabras, no en la corte.

¿En qué momento se debió decir “esto necesita una revisión”?
Colombia reaccionó cuando nos demandaron en 2001 pero ya se venía anunciando la demanda 20 años atrás. Colombia trató de negar la competencia de la corte en la víspera de la demanda pero ya era muy tarde. La ingenuidad fue pensar que como era un tratado previo ya tenía definido todo. Si se ven los tratados con los otros países, el de Nicaragua es el único que era difuso. El problema fue que nunca se debatió ni se consultó a expertos.

¿Pero poner en duda el tratado no era darle pie a Nicaragua para demandar?
Posiblemente sí, pero entonces se hubiera denunciado el Tratado de Bogotá a tiempo y no estaríamos obligados a ir a la corte. El problema ha sido que no hubo una coherencia de la política exterior colombiana con ese tema y siempre se ha manejado como una reacción. Nunca una discusión abierta para detectar la debilidad jurídica. Los cancilleres Julio Londoño Paredes y Guillermo Fernández de Soto fueron miopes.

¿Qué pasará en el futuro?
Solo ha habido un país en el mundo que no ha cumplido el fallo. Fue Estados Unidos y tuvo que compensar a Nicaragua. Seguramente Colombia lo cumplirá, porque somos un país que se llena la boca de decir que cumplimos obligaciones internacionales. La corte va a sugerir una línea. Lo lógico será que las partes entren a negociar. El primer problema es que allá está Ortega y conociendo su perfil puede no ser fácil. El segundo es cómo se incorpora ese nuevo tratado y de eso saldrá un lío que no es para internacionalistas sino para los constitucionalistas. Eso va a generar muchas discusiones en el país.

¿Qué pierde Colombia con esa porción de mar?
Es difícil cuantificar. Hay gente que dice que es muy rico en petróleo o recursos pero eso no está claro. Lo que sí está claro es que queda en evidencia que no todo el mar que se pretendía era de Colombia. Eso puede tumbar los otros tratados en el Caribe. Ya la leche estás derramada. La idea es aprender de la lección por lo que viene.

La opinión

Mauricio Jaramillo Jassir
Internacionalista de la U. del Rosario

“Colombia ha hecho lo que le correspondía. El país ha tenido la tradición de respetar el derecho internacional”.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 17/06/2021 Solicitudes semanales de subsidio de desempleo en EE.UU. suben inesperadamente

Pese al incremento en las cifras, la escasez de mano de obra representa un obstáculo para el crecimiento más rápido del empleo

Hacienda 17/06/2021 Jurado electoral de Perú se apura para declarar ganador mientras Castillo tiende puentes

Castillo continua reuniéndose con representantes de partidos políticos y organizaciones civiles para lograr acercamientos del gobierno

Hacienda 17/06/2021 Economía de EE.UU. impulsa inflación mundial mientras banca extranjera toma acción

Bancos centrales están subiendo las tasas para evitar un aumento de la inflación a medida que crece la economía de Estados Unidos

MÁS GLOBOECONOMÍA