El discurso de Xi fue seguido muy de cerca, ante un telón de fondo de los resultados electorales de los Estados Unidos

Bloomberg

El presidente chino, Xi Jinping, trató de asegurar a las empresas internacionales que el país está comprometido a una apertura del comercio ante los temores de que la nueva estrategia de “doble circulación” implique que la segunda mayor economía del mundo se volverá más cerrada.

La nueva estructura de desarrollo de China “definitivamente no es una circulación interna cerrada, sino una doble circulación más abierta entre los mercados extranjeros y nacionales”, dijo Xi en la inauguración de la Exposición Internacional de Importaciones de China el miércoles en Shanghái. La estrategia no solo abordará la propia demanda de crecimiento de China, “sino que también traerá beneficios a todos los países del mundo”.

El discurso de Xi fue seguido muy de cerca, ante un telón de fondo de los resultados electorales de EE.UU. y el bloqueo a lo que habría sido el mayor debut bursátil del mundo, la flotación del gigante de la tecnología financiera Ant Group Co. en Shanghái y Hong Kong.

El presidente no mencionó ninguno de esos eventos, y se atuvo a los amplios compromisos de apertura económica en un momento en que el modelo de crecimiento de Pekín se enfrenta a crecientes desafíos de EE.UU. La exposición comercial se produce menos de una semana después de que el Partido Comunista gobernante presentara guías de desarrollo hasta 2035 y enfatizara la importancia de la autosuficiencia tecnológica y el impulso al mercado interno.

El discurso de Xi el miércoles por la noche en Asia tuvo lugar horas después de que se cerraran las urnas en Estados Unidos. Las relaciones con Washington continúan empeorando este año debido a la pandemia y otros factores, y Xi asestó un golpe velado a Estados Unidos.

“Covid-19 es un claro recordatorio de que todos los países están en una comunidad con un futuro compartido. Nadie puede permanecer inmune en una crisis importante”, dijo. “Necesitamos unir nuestras manos en lugar de lanzar golpes unos a otros. Y tenemos que consultarnos en lugar de difamarnos, teniendo en cuenta el interés común que nos une a todos”.

Xi ha utilizado anteriormente la exposición comercial para reiterar el compromiso de China a la apertura económica y el orden comercial mundial. Durante el primer evento en 2018, Xi anunció un plan para establecer un mercado de acciones al estilo Nasdaq en Shanghái, en un intento aparente por fomentar la innovación interna y reducir la dependencia de la tecnología estadounidense. Desde entonces, el mercado Star se ha convertido en el principal lugar de cotización para las principales compañías tecnológicas de China, y Ant tenía previsto debutar allí esta semana antes de que se suspendiera la salida a bolsa.

China quería utilizar la exposición de importaciones para mostrar su potencial de demanda de bienes y servicios de calidad y atraer inversión extranjera directa. En ferias comerciales anteriores se han firmado acuerdos de compra multimillonarios, aunque muchos no se han materializado. La pandemia de coronavirus ha dificultado el cumplimiento de algunos de los contratos firmados el año pasado.